Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estados Unidos

Republicanos rechazan estrategia de Obama

En un discurso el domingo, el presidente apeló a los valores estadounidenses para combatir el terrorismo yihadista, sin aportar novedad alguna para lograr ese objetivo, dicen los precandidatos

Marco Rubio, el precandidato republicano y senador por el estado Florida.

Marco Rubio, el precandidato republicano y senador por el estado Florida. | Foto por Agencia AP

Marco Rubio, el precandidato republicano y senador por el estado Florida.

WASHINGTON. Los precandidatos republicanos a la Presidencia de EE.UU. en 2016 criticaron con dureza el discurso que el presidente del país, el demócrata Barack Obama, dio ayer para defender su plan contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI). 

En una inusual alocución televisada a la nación desde el Despacho Oval de la Casa Blanca en horario de máxima audiencia, Obama apeló a los valores estadounidenses para combatir el terrorismo yihadista, sin aportar novedad alguna para alcanzar ese objetivo. 

El presidente reiteró su plan de ataques aéreos al EI en Siria e Iraq, el despliegue de fuerzas especiales y el entrenamiento de fuerzas locales que combaten a los yihadistas, así como la colaboración con la comunidad internacional en materia de espionaje. 

Con todo, el presidente buscaba más bien calmar a la población, tras el ataque perpetrado el pasado miércoles en San Bernardino (California), que dejó 14 muertos y 21 heridos y que, según asegura el Estado Islámico, fue obra de dos de sus seguidores. 

Sin embargo, lo que el discurso de Obama parece haber conseguido, de momento, es exacerbar las reticencias de la oposición republicana sobre su estrategia para derrotar al terrorismo yihadista, una cuestión que ha irrumpido con fuerza en la campaña para las elecciones presidenciales que Estados Unidos celebrará en 2016. 

“¿Eso es todo? Necesitamos un nuevo presidente. ¡Rápido!”, afirmó en su cuenta oficial de la red social Twitter el magnate inmobiliario Donald Trump, quien lidera las encuestas de intención de voto entre los aspirantes republicanos. 

“Obama rechazó decir (él es incapaz de decirlo) que estamos en guerra con los terroristas radicales islámicos”, agregó Trump. 

También atacó al presidente el precandidato y senador por Florida Marco Rubio, de origen cubano, quien declaró a la cadena televisiva Fox News: “Me temo que él (Obama) puede haber empeorado las cosas en la mente de muchos americanos”. 

“La gente está realmente asustada y preocupada”, subrayó Rubio, quien va por detrás de Trump en el último sondeo electoral a nivel nacional sobre los aspirantes republicanos, divulgado el pasado día 1. 

El tercer candidato más valorado actualmente en los sondeos, el senador por Texas Ted Cruz, también de origen cubano, indicó en un comunicado que “nada de lo que dijo el presidente Obama ayudará” a eliminar al EI. 

Cruz prometió, si llega a la Casa Blanca, “dirigir el Departamento de Defensa para destruir al EI” y “cerrar el sistema de inmigración roto que está permitiendo a los yihadistas entrar en nuestro país”. 

El exgobernador de Florida Jeb Bush, que partía como favorito hace meses pero ha perdido mucho fuelle en la contienda electoral, acusó a Obama de vivir en una “fantasía política” por sostener durante años que “la amenaza del terrorismo estaba remitiendo”. 

Una cierta desafección con la estrategia de Obama se percibió también en las palabras de la principal candidata de su propio partido a la Casa Blanca en 2016, Hillary Clinton, indiscutible favorita para obtener la nominación presidencial. 

“No estamos ganando (al EI), pero es demasiado pronto para afirmar que estamos haciendo todo lo que debemos” para destruir al grupo yihadista, indicó Clinton este domingo en una entrevista de la cadena ABC emitida antes del discurso del presidente. 

El mandatario se dirigió al país tras la masacre del pasado día 2 en San Bernardino, el peor acto terrorista perpetrado en suelo estadounidense desde los atentados del 11 de septiembre de 2001. 

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) está investigando la radicalización de los autores de la masacre: el estadounidense Syed Farook y su esposa, la paquistaní Tashfeen Malik. 

Según fuentes cercanas a la investigación citadas la semana pasada por varios medios, Malik había jurado lealtad al líder del Estado Islámico (EI), Abu Bakr al Bagdadi, en un mensaje publicado en la red social Facebook antes del ataque en San Bernardino. 

El presidente intentó, pues, responder con su discurso a la inquietud en EE.UU. ante la creciente amenaza del Estado Islámico, si bien la ciudadanía parece compartir con los republicanos sus dudas acerca de la estrategia antiterrorista del mandatario. 

Según una encuesta publicada este domingo por la cadena CNN, elaborada entre el 27 de noviembre y el 1 de diciembre (antes de la matanza de San Bernardino), el 64 por ciento de los estadounidenses desaprueba la política de Obama para luchar contra el EI.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación