Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Republicanos proponen bloquear fondos para abrir la embajada de EE. UU. en Cuba

Una comisión de la Cámara Baja ha presentado un proyecto de ley

A la izquierda, el edificio de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana. foto edh / archivo

A la izquierda, el edificio de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana. foto edh / archivo

A la izquierda, el edificio de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana. foto edh / archivo

WASHINGTON. Los republicanos de la Cámara de Representantes de EE. UU. presentaron ayer un proyecto de ley de financiación del Departamento de Estado para el año fiscal 2016 con una disposición que bloquearía la financiación para abrir una nueva embajada estadounidense en Cuba.

"El proyecto de ley incluye la prohibición de fondos para una embajada u otro centro diplomático en Cuba, más allá de lo que existía antes del anuncio de diciembre del presidente de cambiar la política de Estados Unidos hacia Cuba", apunta el texto.

El legislador republicano por Florida Mario Díaz-Balart, de origen cubano, es uno de los promotores del texto y uno de los más firmes opositores al giro diplomático hacia el régimen de La Habana.

Además de esta disposición, Díaz-Balart ha apoyado otras medidas en otros textos vinculados al gasto para limitar los viajes desde EE. UU. a Cuba y las exportaciones a la isla.

Por otra parte, el documento solicita que el secretario de Estado se niegue a expedir visados a EE. UU. para miembros del Partido Comunista y militares cubanos.

La medida también restringiría fondos para facilitar la apertura de una embajada de Cuba en Estados Unidos, pero aportaría financiación a temas de inclusión democrática y programas de radiodifusión internacional.

Algunos miembros del Congreso, encabezados principalmente por los legisladores cubanoestadounidenses del Partido Republicano, se oponen a la decisión de Obama sobre la normalización de las relaciones.

Los republicanos consideran que, para ello, el régimen de Cuba debe incrementar la mejora de la situación de los derechos humanos en la isla, así como extraditar a los fugitivos de la Justicia estadounidense que puedan residir aún en suelo cubano.

Al conocerse el contenido de la disposición, la Casa Blanca emitió un comunicado oponiéndose a la misma y asegurando que el presidente vetaría el texto en caso de que los aprobara el Congreso.

Las medidas son parte de la Ley de Asignaciones a Operaciones de Estado y Extranjeras 2016 que será considerada el miércoles en una subcomisión de la Comisión de Asignaciones de la Cámara de Representantes.

La ley de asignaciones debe ser aprobada, como cualquier otra, por ambas cámaras del Congreso estadounidense antes de ser firmada –o vetada– por el presidente.

Periódicos y blogs en Washington han publicado una carta del senador y precandidato republicano Marco Rubio, uno de los más activos oponentes al giro de política hacia Cuba, en la que informaba al secretario de Estado, John Kerry, que trabajará para bloquear la confirmación de cualquier embajador en La Habana hasta que varios asuntos sean "resueltos satisfactoriamente".

Rubio, presidente del Subcomité del Senado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Crimen Transnacional, Seguridad Civil, Democracia, Derechos Humanos y Asuntos Mundiales de la Mujer, plantea en la misiva una serie de precondiciones que estima requisitos para destinar un embajador en Cuba.

Entre esas precondiciones, menciona "reformas políticas y derechos humanos", la "repatriación de conocidos terroristas y otros fugitivos de la Justicia de EE. UU." y los "miles de millones de dólares de reclamaciones de propiedades norteamericanas al régimen cubano". —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación