Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Réplicas del sismo siguen estremeciendo el norte de Chile

Desde el terremoto de 8.2 del pasado martes, las autoridades cuentan otros 265 sismos

Un grupo de personas trata de caminar por una carretera agrietada entre las localidades de Iquique y Alto Hospicio. foto edh / efe

Un grupo de personas trata de caminar por una carretera agrietada entre las localidades de Iquique y Alto Hospicio. foto edh / efe

Un grupo de personas trata de caminar por una carretera agrietada entre las localidades de Iquique y Alto Hospicio. foto edh / efe

SANTIAGO DE CHILE. Más de medio centenar de temblores sacudieron el norte de Chile desde la madrugada del jueves, tras el sismo de 7.6 grados registrado en la zona poco antes de la medianoche y que fue aparentemente una réplica del terremoto de 8.2 grados registrado la noche del martes, informaron las autoridades.

Hasta el cierre de esta edición, desde el terremoto del martes ha habido unas 265 réplicas de los que 29 han sido perceptibles, dijo a los periodistas Miguel Ortiz, jefe de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) .

Mientras, aumentaba el nerviosismo entre los pobladores por las viviendas dañadas, los caminos bloqueados y la demora en la restitución de los servicios públicos.

Los expertos mantienen algunas discrepancias sobre el sismo de 7.6 grados registrado a las 11:23 pm locales del miércoles, que para algunos fue una réplica del terremoto del día anterior y para otros se trató de un nuevo seísmo.

En todo caso el movimiento, cuyo epicentro se localizó en el mar, frente a Iquique, ciudad situada 1,155 millas al norte de Santiago, en la región de Tarapacá, llevó a la Onemi a emitir una orden de evacuación del borde costero por un eventual tsunami.

La medida, que abarcaba todo el litoral chileno, fue levantada dos horas después y entre los evacuados estuvo la presidenta Michelle Bachelet, que pernoctaba en un hotel de Arica, situado a 25 millas del mar.

La gobernante, que se trasladó a las regiones afectadas por el terremoto del martes a primera hora del miércoles, continuaba ayer en la zona coordinando la evaluación de los daños y las medidas de auxilio.

Hasta el momento, el balance de daños ocasionados por el sismo es de seis muertos, unas 2,500 viviendas y un centenar de embarcaciones pesqueras destruidas o dañadas, además de caminos y hospitales dañados, mientras varias localidades permanecen aisladas.

Las autoridades señalaron ayer que en la región de Arica y Parinacota se ha repuesto el 70 % del servicio eléctrico y el 90 % del agua potable, mientras en Tarapacá la reposición del servicio eléctrico alcanza al 72 % de los habitantes y la del agua potable al 67 %.

En esta región, el municipio de Alto Hospicio, cercano a Iquique y uno de los puntos más afectados por el sismo con unas 2,500 viviendas destruidas, y algunas pequeñas localidades del interior continuaban sin electricidad ayer, mientras el agua potable era distribuida en camiones aljibe.

En la región de Antofagasta, la tercera afectada por el terremoto, los servicios básicos estaban totalmente normalizados, según la Onemi.

En tanto, medios de comunicación se hacían eco de denuncias de especulación en los precios de los alimentos, al tiempo que los habitantes de la zona alzaban el tono de su demanda por respuestas más rápidas para los cortes en los servicios públicos y de medidas para atender las viviendas dañadas.

Los vecinos de Iquique denunciaban el alza en los precios del pan -a unos $6 el kilo- y del agua.

Chile, al igual que otros países de la región andina, está en una zona altamente sísmica conocida como el "Anillo de Fuego" del Pacífico. La nación de 16 millones de habitantes ha sufrido una larga lista de sismos, entre ellos el de Valdivia en 1960, el más potente del que se tenga registro en el mundo.

Sismólogos chilenos y del Instituto de Geología y Sismología de EE. UU. han advertido que el terremoto de 8.2 grados que sacudió el martes el norte de Chile no es el megaterremoto que hace años se espera en esa zona, por la gran cantidad de energía que ha acumulado en los últimos 150 años.

"Según nuestros gráficos y de lo que estamos aprendiendo de la región, aún hay bastante zonas donde podría haber energía acumulada que podría ser liberada en el futuro", dijo Sergio Barrientos, de sismología. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación