Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Renuncia director de la policí­a colombiana por corrupción

Un comunicado de la Procuradurí­a indicó que a Palomino se lo investiga también por supuestos seguimientos e interceptaciones ilegales a periodistas.

Renuncia director de la policí­a colombiana por corrupción

Renuncia director de la policí­a colombiana por corrupción | Foto por elsalv

El director de la policí­a colombiana renunció el miércoles a su cargo un dí­a después de que la procuradurí­a abriera una investigación formal en su contra por presuntas faltas disciplinarias que irí­an desde el incremento injustificado de su patrimonio hasta su aparente participación en una red de prostitución masculina.

"He tomado la decisión, en el seno de mi hogar, junto al cuerpo de generales y de cara al paí­s, de pedirle al señor presidente (Juan Manuel Santos) que me aparte del cargo como director general de la policí­a", dijo el general Rodolfo Palomino en una rueda de prensa en la que estuvo acompañado de su esposa y sus hijos.

Poco después, el presidente Santos aceptó la dimisión de Palomino, destacó sus logros al frente de la entidad y nombró en su reemplazo al general Jorge Hernando Nieto.

"Que no celebren las mafias el retiro del señor general Palomino, que no celebren ni terroristas ni criminales", habí­a dicho el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.
Palomino explicó que dimití­a pese a que "no soy culpable de ninguno de los cargos que se me imputan" porque "no puedo permitir que un director de la policí­a esté siendo investigado y puesta en duda su honorabilidad".

El alto oficial está señalado de haber acosado sexualmente hace varios años a uno de sus subalternos. El jefe policial siempre ha rechazado esa denuncia.

La ví­spera, la Procuradurí­a, que en Colombia investiga disciplinariamente a casi todos los servidores públicos, dijo que para la apertura de la investigación formal contra Palomino contaba con la declaración de un capitán de la fuerza y un video que también involucrarí­a a ciertos miembros del Congreso.

Por la aparente red de prostitución masculina el Ministerio Público envió copias de su indagación a la Fiscalí­a porque los hechos podrí­an encuadrar en diversos delitos como proxenetismo, inducción a la prostitución y trata de personas.

Un comunicado de la Procuradurí­a indicó que a Palomino se lo investiga también por supuestos seguimientos e interceptaciones ilegales a periodistas.

Palomino trabajó 38 años en la policí­a y la dirigió en los últimos dos años y medio.
En diciembre un columnista de la revista bogotana Semana escribió un artí­culo sobre el aparente incremento injustificado del patrimonio de Palomino, quien se defendió con el argumento de que su patrimonio es público y fruto del trabajo en la policí­a por más de tres décadas.

A inicios del mismo mes la Fiscalí­a anunció la apertura de una investigación para tratar de establecer quiénes eran los responsables de seguimientos e interceptaciones ilegales a la periodista Vicky Dávila, quien desde los medios locales ha encabezado las denuncias contra altos oficiales de la policí­a. 
Según la Fiscalí­a, las amenazas contra Dávila tendrí­an relación con una serie de denuncias periodí­sticas sobre presuntas irregularidades dentro de la policí­a nacional.

El 9 de diciembre Santos creó una comisión para que investigue las denuncias contra la cúpula de la policí­a por presunta corrupción, acoso sexual y espionaje a periodistas.

El mandatario dijo en su momento que la comisión —integrada por dos exministros de Defensa— tendrí­a un plazo de 90 dí­as para presentar su informe. Hasta ahora no se conocen los resultados de dichas pesquisas.

La ví­spera, uno de los viceministros del Interior también renunció luego de que medios locales hicieran pública una conversación suya con un capitán en la que habla de prácticas homosexuales en la policí­a.

Conocida la renuncia de Palomino, las reacciones no se hicieron esperar.

El senador Alfredo Rangel, del opositor Centro Democrático, consideró tardí­a la dimisión de Palomino. En diálogo telefónico con The Associated Press opinó que el caso evidencia "la ausencia del ministro de Defensa en esta crisis".

En cambio, el también senador Juan Manuel Galán, del oficialista Partido Liberal, calificó de gallarda la postura de Palomino al "anteponer la situación de la institución antes que su situación personal".

Advirtió, sin embargo, que las investigaciones deben seguir y establecer responsables.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación