Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estados Unidos

Régimen rechaza la observación de la OEA y de CIDH

El chavismo dijo que no autorizará una visita de ningún organismo por falta de confianza 

La empresa constructora está implicada en el caso de corruptelas de Petrobras

La empresa constructora está implicada en el caso de corruptelas de Petrobras | Foto por elsalv

La empresa constructora está implicada en el caso de corruptelas de Petrobras

WASHINGTON. Venezuela renovó ayer sus cuestionamientos a la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al rechazar que esos organismos visiten el país para observar las elecciones y la situación general.

Venezuela no tiene confianza en la OEA”, dijo Germán Saltrón, agente del Estado para los Derechos Humanos de Venezuela, al margen del 156 periodo de sesiones de la CIDH en Washington.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, ha respaldado en repetidas oportunidades la participación del organismo en los comicios legislativos del 6 de diciembre. 

Venezuela sí aceptado la observación electoral de otros entes como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). 

Sobre la Unión Europea (UE), se limitó a afirmar que “puede ir también, cómo no”. 

Pero no la OEA, que “ha certificado golpes de Estado, fraudes electorales y dictaduras”, denunció el funcionario venezolano. “No tiene credibilidad internacional, es un organismo caduco”, señaló.

Venezuela no invita a la OEA desde las elecciones presidenciales de 2006, en las que salió reelegido el fallecido Hugo Chávez. 

Venezuela también enfiló críticas contra la CIDH, órgano de la OEA sobre derechos humanos, a la que acusa de haber apoyado el fallido golpe de Estado de 2002 contra Hugo Chávez (1999-2013) y de estar parcializada a favor de Estados Unidos.

El relator especial para la Libertad de Expresión, Edison Lanza, pidió durante las sesiones visitar Venezuela “a la brevedad” para evaluar la situación de los medios de comunicación y denuncias de acosos contra periodistas.

“Venezuela permite la visita de la CIDH siempre (que) rectifique del error cometido de haber apoyado el golpe de Estado”, dijo Saltrón. “Mientras tanto no son dignos de visitar nuestro país”, apuntó.

El relator para Venezuela, el chileno Felipe González, negó que el ente interamericano de derechos humanos haya reconocido la intentona golpista, señalando que la Comisión fue “muy bien recibida” por Chávez un mes después.

“La Comisión se limitó en ese momento a dirigirse al gobierno de facto como se dirigía a las dictaduras (...) La comisión no reconoce o desconoce gobiernos, no tiene esa facultad”, afirmó. 

Recordó que la CIDH visitó Venezuela y se reunió con el presidente Chávez, pero no ha podido hacerlo desde que Caracas expresara su molestia por las denuncias contenidas en el informe anual del organismo elaborado en 2003.

La Comisión ha mantenido desde entonces a Venezuela bajo un seguimiento especial al considerar que las violaciones de derechos humanos allí perpetrados son de gravedad excepcional.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación