Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reestructuran alto mando de la PN de Honduras

Nombramientos son parte del proceso de transformación para dinamizar las operaciones, dice Secretaría de Seguridad

Un contingente de la Policía Nacional de Honduras recibe un lote de motos. Foto EDH / http://hondudiario.com/

Un contingente de la Policía Nacional de Honduras recibe un lote de motos. Foto EDH / http://hondudiario.com/

Un contingente de la Policía Nacional de Honduras recibe un lote de motos. Foto EDH / http://hondudiario.com/

TEGUCIGALPA. El Gobierno de Honduras informó ayer sobre la reestructuración del alto mando de la Policía Nacional (PN), vinculada con frecuencia a la criminalidad extrema que vive el país, donde a diario muere un promedio de catorce personas.

Los cambios en la cúpula policial, oficializados a través de un decreto firmado por el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, fueron anunciados ayer a los medios de comunicación por el portavoz de la Policía Leonel Sauceda.

Las reformas, indicó Sauceda, se aplicarán hoy y obedecen "a un proceso de transformación" de la Policía, con el fin de "dinamizar" las operaciones de la institución y lograr mejores resultados en el combate a la criminalidad.

El Ministro de Seguridad, Julián Pacheco Tinoco, añadió que lo que se busca es dinamizar la seguridad en Honduras al argumentar que ahora ya no hay excusa para que no haya una estructura de seguridad por parte de la Policía Nacional en Honduras.

"Ahora hay de todo, hay policías, vehículos, combustible", dijo el Tinoco.

Por su parte, el portavoz policial indicó que se mantiene en el cargo el director nacional de la Policía, Félix Villanueva.

En la Dirección Nacional de la Policía Preventiva fue nombrado el comisionado Raúl René Aguilar, en sustitución del comisionado general Héctor Iván Mejía, quien pasa a ocupar la titularidad de la Dirección de Organización, Adiestramiento y Operaciones de la institución.

Como director de Inteligencia e Investigación Criminal se nombró al comisionado Leandro Osorio, mientras que el comisionado general Quintín Juárez fue nombrado como director de Logística, añadió Sauceda.

Además, el comisionado general Javier Leopoldo Flores será el nuevo director de Recursos Humanos de la Policía, y como nuevo director de Investigación Criminal se nombró al comisionado José Aguilar.

El nuevo jefe del Estado Mayor policial será el comisionado general Elder Madrid, mientras que el comisionado Marco Tulio Cruz será el nuevo director nacional de la Administración policial.

Sauceda señaló que los comisionados Gustavo Fajardo y Roger Osmín Bardales fueron nombrados como inspector general de la Policía y jefe del Centro de operaciones y estrategia policial, respectivamente.

Agregó que el comisionado Rubén Martell es el nuevo subdirector del Instituto Penitenciario, mientras que el subcomisionado Amílcar Mejía fue nombrado rector del Sistema de Educación policial.

Como director de la Academia Nacional de Policía fue nombrado el comisario Javier Díaz, mientras que el subcomisionado Willy Martín Núñez será el jefe de la Unidad Departamental del departamento de Atlántida, en el Caribe hondureño.

El portavoz de la Policía hondureña recalcó que los cambios representan "una muestra clara y el firme compromiso" del Gobierno por "seguir impulsando un verdadero proceso de transformación" de la institución policial.

Más de 2,000 agentes de la Policía de Honduras han sido destituidos en los dos últimos años como parte de un proceso de depuración de la institución iniciado en 2011, según la Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP).

La depuración de la Policía se inició en noviembre de 2011 tras el asesinato de dos jóvenes universitarios, uno de ellos hijo de la rectora de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), Julieta Castellanos.

Desde hace años la Policía Nacional ha sido vinculada al tráfico de drogas, el robo de vehículos y violaciones a los derechos humanos, incluidos asesinatos, entre otros delitos.

Retiro paulatino

A raíz de los altos índices de inseguridad en los últimos años, el gobierno de Juan Orlando Hernández ha recurrido al apoyo de los militares para combatir el flagelo. Sin embargo, la labor de la institución castrense podrá retornar próximamente a sus asignaciones en defensa nacional, garantía del orden constitucional, apoyo electoral, desastres naturales, operaciones de paz y combate contra el narcotráfico.

La semana anterior, el presidente Hernández manifestó que no se ha comprometido con Estados Unidos a descontinuar la Policía Militar del Orden Público, pero que en el momento que bajen los niveles de inseguridad, "los militares regresarán a sus labores normales". —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación