Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Al Qaeda aún tiene rehenes en planta de gas

Unos 30 rehenes y 11 captores muertos en el asalto de Argelia a la planta

ARGELIA. El grupo terrorista Al Muthalimin (en árabe, "los que firman con su sangre"), que asaltó ayer un complejo de tratamiento de gas en el sureste de Argelia, todavía mantiene a un número indeterminado de personas secuestradas en una parte de las instalaciones, aseguraron fuentes oficiales a la agencia estatal APS.

Fuentes de la provincia de Ilizi, donde se encuentra la planta de gas, aseguraron que hay secuestrados en la parte del complejo donde se ubican las instalaciones gasísticas, que continúan sitiadas por el Ejército.

El Ejército de Argelia puso fin a la operación para liberar a los trabajadores argelinos y decenas de extranjeros que el grupo secuestró. Las fuentes no ofrecieron más detalles sobre la operación, llevada a cabo por unidades de operaciones especiales del Ejército argelino, ni en particular sobre posibles cifras de víctimas.

Un portavoz yihadista declaró ayer la agencia mauritana ANI que 30 secuestrados (siete de ellos extranjeros: dos japoneses, otros dos británicos y un francés, entre ellos). y 15 terroristas murieron en un bombardeo del Ejército argelino contra la planta gasística cuando los secuestradores trataban de trasladar a los rehenes.

Entre los secuestradores muertos estaría el cabecilla del grupo Tahar Ben Cheneb.

El portavoz del grupo terrorista afirmó que siete ciudadanos occidentales siguen aún vivos. Se trata de tres ciudadanos belgas, dos estadounidenses, un japonés y un británico. "Vamos a retener al resto de los rehenes y los mataremos si el ejército argelino se acerca", dijo a la agencia ANI, vía telefónica.

La operación de rescate se ha producido mediante un fuerte ataque, con explosiones y ataques por tierra y por aire del Ejército. Una fuente ha indicado a la cadena de televisión Sky News que "los argelinos disparaban desde los helicópteros a todo lo que se movía".

En la operación fueron rescatados 600 argelinos y cuatro extranjeros, según las fuentes. El ataque a la planta (explotada por la empresa estatal argelina Sonatrach, la británica BP y la noruega Statoil) y el secuestro fueron reivindicados por un grupo terrorista dirigido por el argelino Mojtar Belmojtar, quien en su momento se desvinculó del grupo terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

El grupo de Belmojtar dijo que la acción es la respuesta al apoyo argelino a las tropas francesas que desde el pasado viernes combaten junto al Ejército maliense contra los grupos yihadistas que controlan las provincias septentrionales de Mali.

Los reportes de un gran número de víctimas generaron preocupación entre gobiernos extranjeros, algunos de los cuales criticaron la operación argelina.

El primer ministro británico, David Cameron, criticó en Londres la política de información argelina. El jefe del Ejecutivo británico "fue informado de que la operación militar (en Argelia) ya estaba en curso cuando telefoneó al primer ministro argelino", reveló un portavoz de Downing Street.

También el primer ministro de Noruega, Jens Stoltenberg, lamentó que aún no se tenga información confiable sobre lo ocurrido con los rehenes, capturados por islamistas en un campo de gas en el este de Argelia; y Estados Unidos reclamó "transparencia" de parte del gobierno argelino.

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, destacó que el asalto a la planta de gas argelina "justifica más la decisión de ir en ayuda de Mali".

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación