Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pueblo alemán honra a 16 niños muertos en accidente de avión Germanwings

Las autoridades responsabilizan al copiloto del vuelo 9525 de impactar el avión de forma deliberada contra los Alpes Franceses el 24 de marzo, matando a los 150 pasajeros a bordo

Una caravana de carrozas fúnebres avanzaba por la autopista en Duisburg, Alemania, con los restos de 16 niños que murieron en el accidente de avión de Germanwings en marzo.

Una caravana de carrozas fúnebres avanzaba por la autopista en Duisburg, Alemania, con los restos de 16 niños que murieron en el accidente de avión de Germanwings en...

Una caravana de carrozas fúnebres avanzaba por la autopista en Duisburg, Alemania, con los restos de 16 niños que murieron en el accidente de avión de Germanwings en marzo.

Cientos de personas se alinearon en las calles para rendir un solemne tributo a los 16 estudiantes de secundaria y dos maestros que fallecieron en la tragedia aérea de Germanwings, luego de que el cortejo fúnebre arribara el miércoles con los restos.

Las autoridades responsabilizan al copiloto del vuelo 9525 de impactar el avión de forma deliberada contra los Alpes Franceses el 24 de marzo, matando a los 150 pasajeros a bordo.

La aerolínea germana Lufthansa llevó el martes por la noche a la ciudad alemana de Dusseldorf los primeros 44 cuerpos de los 150 fallecidos en el incidente. Familiares vieron los ataúdes dentro de un hangar antes de iniciar el recorrido con sus seres queridos hacia Haltern.

Un convoy de camionetas blancas para los estudiantes, y negras para los maestros, fue escoltado por la policía lentamente hasta la localidad de Haltern, de donde procedían los niños, a unos 75 kilómetros (45 millas) al noreste. Un autobús, al parecer con familiares, y varios vehículos más acompañaban al cortejo fúnebre.

"Luego de tantas semanas de espera, particularmente para los familiares, nos alegra tenerlos nuevamente en casa", dijo el alcalde de Haltern, Bodo Klimpel. "Fue muy conmovedor cuando llegamos de la carretera al pueblo y los habitantes se solidarizaron y alinearon las calles".

Los asistentes se abrazaron y lloraron al momento que la caravana pasó frente al Joseph-Koenig-Gymnasium, la escuela a la que asistían los menores.

"Todo lo sucedido es una tragedia, especialmente para los padres, pero nosotros perdimos también a nuestros estudiantes y compañeros", dijo Ulrich Wessel, director del instituto. Dos de los profesores que acompañaban a los estudiantes en un viaje de intercambio a España fallecieron también en el siniestro.

"Es especialmente difícil para los estudiantes de décimo grado", apuntó Wessel. "Había 150 estudiantes, ahora hay solo 134... Muchos perdieron a sus mejores amigos".

El grupo volaba de vuelta de Barcelona a Dusseldorf cuando el copiloto Andreas Lubitz la estrelló contra una montaña en los Alpes franceses.

Antes del arribo de los cuerpos, los estudiantes de Haltern colocaron rosas blancas a la orilla del camino rumbo a la escuela. También encendieron velas blancas en el patio, donde se plantaron 18 árboles en memoria de los fallecidos.

Wessel dijo que psicólogos han hablado con los estudiantes esta semana y que todos tienen permiso para asistir a los funerales por sus compañeros las próximas semanas.

Los primeros entierros se celebrarán el viernes y los últimos a final de mes. Uno de los 16 adolescentes recibirá sepultura fuera de la localidad.

Una portavoz de Germanwings dijo que los restos de las demás víctimas comenzaron a ser enviados a sus respectivos países y posiblemente a finales de junio concluya la tarea.

Además de los 72 alemanes muertos, fallecieron 47 españoles y cuatro personas más con doble nacionalidad, incluyendo la española, además de otros ciudadanos de una decena de países.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación