Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Protestas policiales y saqueos se agudizan

Los agentes argentinos exigen mejoras salariales

Unos 300 miembros de la Policía de Santa Fe, ante la Casa de Gobierno provincial, reclaman un incremento salarial. foto EDH /efe

Unos 300 miembros de la Policía de Santa Fe, ante la Casa de Gobierno provincial, reclaman un incremento salarial. foto EDH /efe

Unos 300 miembros de la Policía de Santa Fe, ante la Casa de Gobierno provincial, reclaman un incremento salarial. foto EDH /efe

ARGENTINA. En vísperas del trigésimo aniversario del retorno de Argentina a la democracia, las protestas de policías por reclamos salariales se extienden por el país junto a saqueos que han causado tres muertos en los últimos días y que el Gobierno atribuye a intentos de desestabilización.

La huelga de los policías que comenzó en Córdoba, la segunda ciudad más importante de Argentina, el pasado martes, se ha replicado en una decena de provincias y en ocho de ellas los uniformados se mantenían ayer autoacuartelados con sus familias.

Esas ocho provincias son, Buenos Aires, Entre Ríos (este), La Pampa (centro), Santa Fe (centro), Tucumán (norte), Chaco (norte), Mendoza (oeste) y Chubut.

Entre Ríos fue escenario esta madrugada de una oleada de robos y saqueos, jornada en la que una persona falleció electrocutada y otras 40 resultaron heridas, confirmó el gobernador provincial, Sergio Urribarri.

Esta muerte se suma a las dos registradas el pasado miércoles en Córdoba, a unos 700 kilómetros al oeste de Buenos Aires, y en Glew, en la periferia de la capital argentina.

Altos cargos del Ejecutivo nacional y de Gobiernos provinciales advirtieron a los policías que las demandas deben ser resueltas a través del diálogo y no mediante paros.

"No es el método y la manera de plantear demandas salariales, generando una extorsión a los gobiernos provinciales", dijo a la prensa el jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich.

Capitanich vinculó el conflicto policial con "procesos de desestabilización" y una clara "intencionalidad política de provocar".

A su juicio, los disturbios han seguido un patrón similar en todos los casos, al comenzar con una huelga de policías que es aprovechada por bandas organizadas para robar y "generar caos y zozobra".

Por su lado, el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, se manifestó convencido de que existe "instigación política" detrás de los reclamos policiales que derivan en hechos de saqueo y sostuvo que, en el caso de Concordia, se trató de un "puñado de 50 suboficiales, la mayoría con malísimos antecedentes".

Los saqueadores robaron electrodomésticos y otros artículos para el hogar, como colchones, según las imágenes que reprodujeron los canales de televisión.

Un comercio de artículos electrónicos fue saqueado también el domingo por la noche en la localidad de Barranqueras, en la provincia norteña de Chaco, al tiempo que desconocidos intentaron asaltar supermercados en la cercana Resistencia, capital provincial, dijeron medios.

Por otro lado, una docena de negocios fueron saqueados en Mar del Plata, 400 kilómetros al sur de la capital argentina, luego de que más de un centenar de policías de la provincia de Buenos Aires se acuartelaron en las comisarías de esa ciudad costera para reclamar mejoras salariales y laborales. Unas 17 personas fueron detenidas.

El gobierno de Argentina anunció que denunciará ante la Justicia a los policías que con sus reclamos salariales alteren el orden público y a los ciudadanos que promuevan y protagonicen saqueos a comercios. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación