Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Protestas a favor de la democracia en Hong Kong cumplen un mes

El movimiento estudiantil se concentró en el barrio Admiralty

Manifestantes prodemocráticos forman un manto con paraguas durante una protesta celebrada ayer en Hong Kong.

Manifestantes prodemocráticos forman un manto con paraguas durante una protesta celebrada ayer en Hong Kong.

Manifestantes prodemocráticos forman un manto con paraguas durante una protesta celebrada ayer en Hong Kong.

HONG KONG. Miles de partidarios del movimiento democrático en Hong Kong se reunieron ayer en el centro de la ciudad para conmemorar el primer mes de protestas y abrieron sus paraguas para decir al gobierno que sus peticiones de mayores libertades no van a diluirse con el tiempo.

Convocadas por las federaciones estudiantiles, la iniciativa Occupy Central y otras organizaciones que lideran desde septiembre las protestas, miles de personas se dieron hoy cita en Admiralty, junto al Gobierno local, para reiterar sus reivindicaciones y pedir que su lucha no sea olvidada.

El momento más emotivo de estos homenajes se produjo a las 5:57 p.m. hora local, la misma hora en la que el pasado 28 de septiembre la policía hongkonesa intentaba dispersar a los allí concentrados con gases lacrimógenos, un hecho que marcó un antes y un después en las protestas.

Aquel día de septiembre llovía, muchos de los que entonces se manifestaban habían ido con paraguas y descubrieron que esos objetos eran un buen escudo frente a los gases policiales, por lo que se defendieron con ellos.

Lograron así una imagen icónica e, incluso, consiguieron que dentro y fuera de Hong Kong se bautizara al movimiento como "Revolución de los Paraguas".

El movimiento democrático comenzó en respuesta a la decisión del régimen comunista chino, aprobada el 31 de agosto, de conceder el sufragio universal a los hongkoneses para las elecciones a gobernador de 2017, pero con el matiz de que los candidatos serían elegidos por un comité afín al Gobierno de China.

Tras el anuncio, movimientos estudiantiles de Hong Kong iniciaron huelgas en los centros de enseñanza secundaria y superior.

Un mes después, el movimiento ha perdido fuelle en la prensa internacional y el número de acampados ha disminuido, pero los que aún quedan aseguran que deben continuar hasta que el gobernador Leung Chun-ying deje de ignorarlos. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación