Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Protestan miles contra violencia y en apoyo a Baltimore

Se mantiene el toque de queda

En la plaza Union Square, de Nueva York, la Policía arrestó a más de 60 manifestantes que pedían justicia por la muerte del afroamericano Freddie Gray.

En la plaza Union Square, de Nueva York, la Policía arrestó a más de 60 manifestantes que pedían justicia por la muerte del afroamericano Freddie Gray.

En la plaza Union Square, de Nueva York, la Policía arrestó a más de 60 manifestantes que pedían justicia por la muerte del afroamericano Freddie Gray.

MARYLAND. Miles de personas se manifestaron ayer por las calles de Baltimore para protestar por la muerte de un joven afroamericano que sufrió una herida cuando se encontraba bajo custodia policial, protestas que también se extendieron a otras ciudades del país como Nueva York, Washington, Boston y Seattle.

Las manifestaciones de ayer transcurrieron en Baltimore bajo una intensa presencial policial y de forma pacífica antes de que se iniciara el toque de queda que comenzó, como ya sucedió el martes, a las 10:00 p.m. hora local.

Los manifestantes, entre los que había tanto afroamericanos como blancos, gritaron consignas en contra de la brutalidad policial y contra el calificativo de "delincuentes" que las autoridades utilizaron para referirse a quienes hirieron a varios agentes y causaron destrozos materiales la noche del lunes.

En paralelo, centenares de personas se manifestaron en Nueva York en solidaridad con la marcha de Baltimore y durante la protesta se registraron disturbios dispersos que terminaron con un número no determinado de detenidos.

La protesta estaba convocada en Union Square y, según medios locales, se extendió por áreas cercanas, en medio de un fuerte despliegue policial y con peticiones previas del alcalde Bill de Blasio para que se desarrollara pacíficamente.

Varios cientos de manifestantes entonaban "sin justicia, no hay paz" y "manos arriba, no dispare", mientras agentes de la policía observaban. Más tarde, un grupo de manifestantes invadió la calle e interrumpieron el tránsito.

Aunque no hay cifras oficiales, medios locales cifraron en 60 los detenidos por los disturbios que se produjeron cuando los manifestantes forcejearon con los agentes para romper el cordón policial montado en torno a la plaza de la concentración.

Uno de los policías resultó con heridas leves en el rostro, pero se desconocía si entre los manifestantes había lesionados.

Cuando un manifestante arrestado era conducido a una camioneta de la policía, la gente gritó "todo el mundo está observando".

Otro grupo de manifestantes marchó hacia el norte a Times Square, donde fingieron estar muertos acostándose sobre el suelo.

También se registraron marchas similares en otras grandes ciudades del país como Washington, donde los manifestantes llegaron a los aledaños de la Casa Blanca, Boston (Massachusetts), Seattle (estado de Washington) y Denver (Colorado).

Baltimore se ha convertido en el último epicentro de las protestas contra la brutalidad policial en EE. UU. después de que Freddie Gray, afroamericano de 25 años, muriera a causa de la herida que sufrió en la columna mientras se encontraba bajo custodia policial.

Tras el entierro de Gray el pasado lunes, las protestas pacíficas desembocaron en una oleada de violencia que se saldó con una veintena de agentes de policía heridos y múltiples destrozos materiales y forzó a las autoridades a decretar el estado de emergencia y toque de queda para cada día durante la semana.

Los activistas han señalado que seguirían presionando a las autoridades para pedir respuestas en el caso de Gray.

Por su parte, el presidente Barack Obama, dijo ayer durante una entrevista en "The Steve Harvey Morning Show", que los disturbios en Baltimore muestran que la policía necesita mejorar la confianza entre las comunidades de afroamericanos para hacer "responsables a las personas cuando hacen algo mal" y agregó que la secretaria de Justicia, Loretta Lynch, está acercándose a los alcaldes para conocer sus recursos para capacitar a policías y proveerlos con cámaras.

Agregó que también deben abordarse temas sociales subyacentes como una educación pobre, las drogas y limitadas oportunidades de empleo.

Mientras tanto, y dentro de la declaración del estado de emergencia, el gobernador Larry Hogan declaró que las 200 personas detenidas en Baltimore podrían tener que esperar más de lo normal antes de comparecer ante un tribunal de distrito.

Por lo general, la ley del estado requiere que los detenidos sin orden judicial comparezcan ante un funcionario judicial en las 24 horas siguientes a su detención. Pero dentro de las medidas del estado de emergencia declarado el lunes por Hogan, ese plazo se extendió a no más de 47 horas. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación