Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Protestan contra Correa por impuesto a herencias

Rechazan al gobierno a raíz de su polémico proyecto de ley de "redistribución de la riqueza"

Grupos de manifestantes de la oposición de Ecuador se concentran vigilados por la Policía. fotos edh / efe

Grupos de manifestantes de la oposición de Ecuador se concentran vigilados por la Policía. fotos edh / efe

Grupos de manifestantes de la oposición de Ecuador se concentran vigilados por la Policía. fotos edh / efe

QUITO. Grupos de manifestantes seguidores del oficialismo y de la oposición de Ecuador se encontraron en una de las principales avenidas del centro comercial de Quito, para apoyar y rechazar, respectivamente, unos proyectos de ley del Gobierno que fija impuestos a las herencias y a la plusvalía.

Un piquete de policías se interpuso entre las dos manifestaciones que se encontraron en la avenida de Los Shyris, una de las más transitadas de la ciudad, en el casco comercial y donde se encuentra la sede del movimiento oficialista, Alianza País.

Aunque las autoridades no informaron de mayores incidentes, en redes sociales se mostraron fotografías del rostro con sangre de un simpatizante del gobierno, presuntamente golpeado por opositores.

También un manifestante de la oposición recibió un manotazo de una activista del oficialismo, cuando el primero intento quitarle la bandera del movimiento Alianza País, según imágenes de televisión.

Correa propone gravar las herencias superiores a los 35,400 dólares de forma progresiva, es decir, que a mayor patrimonio heredado mayor impuesto. Hoy, los herederos pagan tributos progresivos a partir de los $68,800 que reciben de legado.

Según el gobierno, tres de cada mil ecuatorianos reciben una herencia cada año y tres de cada 100,000 reciben una herencia mayor a $50,000. Entre 2010 y 2014 "solo cinco de los 16 millones de ecuatorianos heredaron más de un millón de dólares".

La oposición, que convocó a manifestaciones permanentes en la avenida de Los Shyris, demandó la salida del gobernante del país, Rafael Correa, que viajó a Bruselas para participar en la Cumbre entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión Europea (UE).

"Fuera, Correa. Fuera" fue la consigna que el grupo de oposición gritó con fuerza, mientras quemaba banderas del movimiento oficialista.

"Esto es Quito, no Venezuela", era uno de los gritos que más se escuchaban.

El legislador oficialista Virgilio Hernández, que participó en la manifestación, dijo a la cadena de televisión Ecuavisa que el proyecto de ley sobre las herencias no perjudica a los pobres ni a la clase media, como teme la oposición.

"Vamos a ir a todos los sectores para demostrar que esta medida no afecta ni a los más pobres ni a los sectores medios", añadió Hernández.

No obstante, uno de los manifestantes opositores, René Brito, aseguró que el "pueblo está siendo saqueado" por el gobierno de Correa, que ha fijado unas tasas progresivas de impuestos a las herencias.

Las manifestaciones se reprodujeron en Guayaquil y Cuenca, donde los opositores también rechazaron la ley sobre la plusvalía, a la que consideran una medida "antipopular", aunque el oficialismo señala que con ella combatirá la especulación sobre la tierra y los bienes inmuebles.

El gobierno dice que las manifestaciones obedecen a intereses políticos de sectores económicos poderosos que intentan impedir políticas que buscan redistribuir la riqueza que concentran las familias más ricas del país.

El pulso entre ambos bandos también ha sido interpretado como una manifestación inicial de la campaña electoral de cara a los comicios presidenciales de 2017, donde todavía hay duda de que Correa, en el poder desde 2007, se presente para una nueva reelección.

Justamente un líder opositor, el exbanquero Guillermo Lasso, quien se perfila como postulante a la Presidencia en los comicios de 2017, criticó la ley de herencias impulsada por el Gobierno y dijo que si llega al poder la derogará.

"¿Cuando seamos gobierno (...) tiraremos al tacho de basura de la historia la actual ley de herencias" del gobierno de Correa, dijo Lasso en un encuentro en la ciudad portuaria de Guayaquil, donde calificó a la propuesta gubernamental como un atentado contra la familia ecuatoriana.

Por otra parte, un grupo de habitantes de la Isla Santa Cruz, en el archipiélago de Galápagos, también se manifestó contra las reformas a la ley especial que rige en la región y a las que consideró lesivas para los ciudadanos que habitan allí. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación