Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Presión internacional contra represión chavista

En EE. UU. y Europa piden acciones contra el régimen de Maduro en Venezuela

Nicolás Maduro saluda a chavistas ayer en una manifestación en el palacio de Miraflores contra EE. UU. en Caracas. foto edh /EFE

Nicolás Maduro saluda a chavistas ayer en una manifestación en el palacio de Miraflores contra EE. UU. en Caracas. foto edh /EFE

Nicolás Maduro saluda a chavistas ayer en una manifestación en el palacio de Miraflores contra EE. UU. en Caracas. foto edh /EFE

WASHINGTON/ESTRASBURGO/CARACAS. La presión internacional subió de tono ayer contra el régimen chavista, encabezado por Nicolás Maduro, debido a la escalada represiva contra la oposición.

Un grupo de congresistas estadounidenses pidió ayer al secretario de Estado de EE. UU., John Kerry, que revoque la visa al embajador venezolano ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Roy Chaderton, por sus recientes comentarios violentos sobre la oposición de su país.

Chaderton realizó el martes unas declaraciones muy polémicas durante una entrevista en el programa Zurda Konducta, de la emisora estatal Venezolana de Televisión, en la que comparó el "sonido" que produce un tiro en una cabeza "escuálida" (supuestamente las de la oposición) con una cabeza chavista.

"Los francotiradores apuntan a la cabeza, pero llega un momento en que una cabeza escuálida no se diferencia de una cabeza chavista, salvo en el contenido. El sonido que produce una cabeza escuálida es mucho menor, es como un chasquido, porque la bóveda craneana es hueca y pasa rápido. Pero eso se sabe después de que pasa el proyectil", declaró Chaderton en la entrevista.

Ante estas declaraciones, cinco legisladores estadounidenses, liderados por la representante por Florida, la republicana Ileana Ros-Lehtinen, enviaron ayer una misiva a Kerry para que evite la entrada de Chaderton en territorio estadounidense.

"Cualquier diplomático extranjero que apoya y facilita el uso de la violencia contra los manifestantes pacíficos no debe gozar del privilegio de acceder a Estados Unidos", aseguraron los legisladores.

"Las palabras del embajador Chaderton son incompatibles con los valores estadounidenses y debe rendir cuentas por su conducta vil y reprobable", añadieron, junto a Ros-Lehtinen, los republicanos por Florida, Mario Díaz-Balart y Carlos Curbelo; el republicano por Carolina del Sur, Jeff Duncan; y el demócrata por Nueva Jersey, Albio Sires.

La petición de los congresistas llega unos días después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, implementara y ampliara las sanciones aprobadas por el Congreso el pasado diciembre para sancionar a algunos de los altos cargos del Gobierno de Nicolás Maduro que presuntamente han estado implicados en violaciones de derechos humanos.

También el grupo Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex), de Miami (EE. UU.), pidió al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, que sancione al embajador venezolano por dichos comentarios.

Por su parte, la subsecretaria de Estado para América Latina, Roberta Jacobson, afirmó, a través de su cuenta de Twitter: @WHAAsstSecty, que la mayor garantía de estabilidad en Venezuela son el respeto a las normas democráticas y a los derechos humanos y reiteró que el gobierno de EE. UU. no es el que provoca la inestabilidad en ese país.

"Las sanciones anunciadas el lunes son contra siete personas corruptas y violadores de los DD.HH., no contra el pueblo ni la economía de Venezuela", escribió Jacobson.

También se refirió a las elecciones parlamentarias que se realizarán próximamamente en Venezuela y expresó que "es importante que todos en Venezuela tengan voz y que todos los candidatos tengan oportunidad en las elecciones parlamentarias de este año".

A las expresiones de EE. UU. se sumaron las de Europa.

La Eurocámara (con sede en Francia) reclamó ayer a Maduro que libere inmediatamente al alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, así como a Daniel Ceballos y a todos los opositores pacíficos y estudiantes y manifestantes detenidos "arbitrariamente".

Ledezma afirma encontrarse "prisionero de un gobierno intolerante y represivo", según una carta que entregó ayer su esposa, Mitzy Capriles, al expresidente del Ejecutivo español José María Aznar.

Ledezma se encuentra encarcelado desde el pasado 20 de febrero en una prisión militar a las afueras de Caracas acusado de delitos de "conspiración y asociación" por su supuesta vinculación en un presunto intento de golpe de Estado contra Maduro.

"Esta carta se la escribo desde la celda en la que me encuentro prisionero de un Gobierno intolerante y represivo que no ha cesado en perseguirnos", afirma Ledezma en su carta a Aznar y que ha sido distribuida a la prensa.

En ese sentido, en una resolución conjunta de los cuatro principales grupos de la Eurocámara, en la que no se incluyeron sanciones a Venezuela como pretendía el grupo liberal (ALDE), los eurodiputados mostraron su "profunda preocupación por el deterioro de la situación en Venezuela y el uso de violencia contra los manifestantes".

El texto conjunto firmado por populares (PPE), socialdemócratas (S&D), conservadores y reformistas (ECR) y liberales (ALDE) llama a "poner fin a la persecución política y a la represión de la oposición democrática" y urge a atajar "la censura en los medios de comunicación".

Teniendo en cuenta que Venezuela se encuentra en año electoral, los eurodiputados reclaman a las autoridades venezolanas que usen "este periodo para establecer un diálogo inclusivo basado en el consenso".

Mientras, en España el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, calificó ayer de "sorprendente" la decisión del partido de izquierda "Podemos" de votar en contra en el Parlamento Europeo de una resolución que pide a Venezuela la liberación de los opositores.

El jefe de la diplomacia española hizo estas declaraciones en una conferencia de prensa conjunta en Madrid con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y consideró que la decisión de dicha formación se trata de "una manifestación de su credo político".

Aparte de las críticas en Europa, Unasur envió un mensaje al régimen chavista al instarlo a no entrar en pleito con EE. UU.

El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el expresidente colombiano Ernesto Samper, dijo ayer que no es momento de plantear "una confrontación" con EE. UU. y abogó por un diálogo con franqueza entre los países americanos sobre las relaciones hemisféricas.

"Creo que tenemos que sentarnos con mucha franqueza todos los países, por supuesto incluidos los Estados Unidos, a discutir para dónde van estas relaciones hemisféricas", dijo Samper a periodistas durante un evento en Quito, Ecuador.

Maduro acusa a López

Por su parte, el presidente Nicolás Maduro afirmó ayer que la decisión del Gobierno de EE. UU. de calificar a su país como una "amenaza", le va a costar "muy caro" a la nación norteamericana.

"Los Estados Unidos de Norteamérica han cometido la aberración histórica más grande y le va a costar muy caro en lo político, en lo diplomático, en lo humano, calificar a Venezuela como una amenaza", dijo Maduro desde el palacio presidencial de Miraflores al término de una marcha denominada "antiimperialista".

Maduro calificó la decisión estadounidense como "el paso más agresivo, injusto y nefasto que jamás se haya dado contra Venezuela".

Y aseguró que las sanciones impuestas a los funcionarios son una reacción de la Administración de Obama por la detención del opositor Leopoldo López, recluido en prisión desde hace más de un año, y que según Maduro es "un agente antipatria" de EE. UU. y un "asesino reincidente".

"EE. UU. decretó la 'emergencia nacional' y nos acusa de ser una amenaza porque la Justicia venezolana llevó a la cárcel al agente principal que ellos tienen en Venezuela para desestabilizar, que ellos lo llaman el líder, el monstruo de Ramo Verde", dijo.

Al discurso chavista contra EE. UU. se han plegado países como Rusia, Nicaragua, Bolivia y El Salvador.

El Ejecutivo de El Salvador expresó ayer, mediante un campo pagado en los periódicos, su "profunda preocupación" por las declaraciones del Gobierno de EE. UU. que califica a Venezuela como "una amenaza para su seguridad nacional". —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación