Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Brasil

Por falta de efectivo, Petrobras venderá histórica plataforma

También prevé privatizar hasta el 80% de sus gasoductos

A finales de junio la petrolera anunció además una reducción de 37% de su plan de inversiones 2015-2019.

A finales de junio la petrolera anunció además una reducción de 37% de su plan de inversiones 2015-2019. | Foto por Internet

A finales de junio la petrolera anunció además una reducción de 37% de su plan de inversiones 2015-2019.

BRASILIA. Endeudada tras un escándalo de corrupción, la empresa estatal Petrobras ha puesto a la venta su plataforma P-34, actualmente fuera de uso, cuyo precio fue estimado por el mercado entre 150 y 200 millones de dólares, anunció la petrolera brasileña ayer.
La salida a subasta de la histórica P-34, construida en Japón en los años 1950, está prevista para el 26 de octubre en Vitoria, la capital de Espirito Santo (sureste), informa el aviso publicado en el Diario Oficial de la Unión.
La emblemática P-34, que en principio era un barco petrolero, se utilizó para la perforación del primer pozo de petróleo de los yacimientos pre-sal que se encuentran sumergidos en las aguas profundas del océano Atlántico (hasta 6,000 m bajo una capa espesa de sal, recordó el diario.
Petrobras prevé obtener 15,100 millones de reales (unos 5,000 millones de dólares) antes de finales de 2016 con la venta de activos (empresas, campos petrolíferos, terrenos y plataformas).
A finales de junio, la petrolera anunció además una reducción de 37% de su plan de inversiones 2015-2019, en el marco de sus esfuerzos para recuperarse tras el escándalo de corrupción.
La policía federal brasileña investiga desde hace un año a Petrobras por delitos de formación de cartel, fraudes en las convocatorias, corrupción, malversación de fondos públicos y blanqueo de dinero, en los que podrían estar implicados 13 senadores, 22 diputados y dos gobernadores en ejercicio, de seis partidos.
La red de corrupción enquistada en Petrobras,  durante la última década, según admitió la propia petrolera, se apropió ilegalmente de unos 2,000 millones de dólares.
Según la Policía, las empresas obtenían contratos amañados con Petrobras, inflaban los valores y las diferencias eran repartidas entre directores de la estatal y partidos políticos que amparaban las corruptelas.
Privatizar gasoductos
Petrobras está analizando privatizar su filial TAG (Transportadora Associada de Gás). Por ese motivo, el estado brasileño presentó tres modelos de venta de la empresa, que controla la red de gasoductos de Brasil. En el más audaz, prevé la transferencia del 80% del capital y de operación para el nuevo controlador.
Según el diario Folha, la venta de TAG forma parte del paquete de desinversión anunciado en marzo. Sin embargo, esa filial no es la única que está en los planes de venta.
También el paquete de Gaspetro, compañía que gestiona 7,000 km de gasoductos en el país y tiene participaciones en 19 empresas de distribución, podría ser vendido. Para esta empresa, Petrobras estudia la venta del 49% de su capital.
El periódico O Globo informó que Petrobras está evaluando la venta de la participación minoritaria, pero cuantiosa, de dos de sus subsidiarias, para enfrentar la difícil situación causada por su gran deuda, valuada en más de $103,000 millones en el primer trimestre de este año.
La petrolera no confirmó ni desmintió la posibilidad de privatizar parcialmente su red de gasoductos y oleoductos, pero ya dijo a inicios de año que pretende desprenderse de activos por valor de $15,100 millones hasta 2016.
Petrobras es una de las empresas más endeudadas del mundo, y sus obligaciones están fijadas en dólares, lo que ha supuesto que la depreciación del real, la moneda brasileña, que cayó a 25% desde mediados de 2014, impacte aún más a la deuda de la corporación.
En El Salvador, entre las empresas que resultaron ligadas al escándalo Petrobras están Odebrecht y Queiroz Galvão; seleccionadas por la CEL (Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa), durante el gobierno de Mauricio Funes, para ejecutar obras eléctricas en El Salvador.
Queiroz Galvão fue contratada para ampliar la presa hidroeléctrica 5 de Noviembre y Odebrecht fue preseleccionada para construir El Chaparral, cuyas obras fueron abandonadas a medias y pese a ello el Estado terminó pagando $108 millones. Otra empresa investigada en el caso Petrobras es Intertechne, contratada por CEL para hacer dos diseños de la represa.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación