Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Por espionaje, Francia convoca a embajadora EE. UU.

Wikileaks afirma que tres presidentes fueron objeto de escuchas desde 2006 hasta 2012

Estados Unidos rechazó estar interviniendo las comunicaciones del presidente de Francia, François Hollande. foto edh / archivo

Estados Unidos rechazó estar interviniendo las comunicaciones del presidente de Francia, François Hollande. foto edh / archivo

Estados Unidos rechazó estar interviniendo las comunicaciones del presidente de Francia, François Hollande. foto edh / archivo

PARÍS. El ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, convocó a la embajadora estadounidense en Francia, Jane Hartley, para escuchar sus explicaciones sobre las informaciones de WikiLeaks respecto a que Washington habría espiado a los tres últimos presidentes franceses.

El presidente francés, François Hollande, calificó el contenido de las revelaciones de WikiLeaks (sobre el espionaje de la NSA) como "inaceptable" en un comunicado emitido después de una reunión de emergencia con los jefes principales de la inteligencia y ministros.

El primer ministro de Francia, Manuel Valls, subrayó que EE. UU. ha violado la confianza de su país y pidió que repare "el daño causado" por esa práctica "inaceptable".

En la sesión de control al Gobierno en la Asamblea Nacional, Valls tachó ese espionaje de "muy grave y anormal entre Estados democráticos aliados", y consideró que "no es legítimo" proceder a ese tipo de vigilancia "en nombre de los intereses nacionales".

La polémica se ha vuelto a desatar después de que los diarios Libération y Médiapart publicaran filtraciones de WikiLeaks que reflejan que los servicios secretos estadounidenses presuntamente espiaron entre 2006 y 2012 las comunicaciones del actual presidente francés, François Hollande, de Nicolás Sarkozy (2007-2012) y de Jacques Chirac (1995–2007).

El presidente estadounidense, Barack Obama, reiteró en una conversación telefónica con su homólogo francés, François Hollande, su compromiso de acabar con las prácticas de espionaje "que pudo haber en el pasado y que eran inaceptables entre aliados".

En declaraciones previas, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Edward Price, insistió en que EE. UU. no lleva a cabo ninguna actividad de vigilancia en el extranjero, salvo por razones específicas y de seguridad nacional, aunque no aludió a posibles espionajes durante los años a los que se refieren las publicaciones. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación