Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Por corrupción Petrobras recorta su plan de inversión

En El Salvador, dos empresas constructoras resultaron involucradas en la trama de la estatal brasileña, se trata de Odebrecht y Queiroz Galvao

Petrobras está en el centro de un escándalo de corrupción por sobornos, lo que desató protestas en decenas de ciudades brasileñas . foto edh / internet

Petrobras está en el centro de un escándalo de corrupción por sobornos, lo que desató protestas en decenas de ciudades brasileñas . foto edh / internet

Petrobras está en el centro de un escándalo de corrupción por sobornos, lo que desató protestas en decenas de ciudades brasileñas . foto edh / internet

BRASILIA. Petrobras anunció ayer drásticos recortes en sus inversiones y una reducción de sus metas de producción para los próximos cuatro años debido a ajustes desencadenados por un escándalo de corrupción y la caída en los precios del crudo.

Varias empresas son investigadas por su participación en la 'Operación lavado de coches', una trama de corrupción alrededor de Petrobras.

Se trata de empresas que presuntamente hincharon las facturas de obras contratadas por la compañía pública para pagar sobresueldos a políticos.

En El Salvador, entre las que resultaron ligadas al escándalo están Odebrecht y Queiroz Galvão; seleccionadas por la CEL (Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa), durante el gobierno de Mauricio Funes, para ejecutar obras eléctricas en El Salvador.

Queiroz Galvão fue contratada para ampliar la presa hidroeléctrica 5 de Noviembre y Odebrecht fue preseleccionada para construir El Chaparral, cuyas obras fueron abandonadas a medias y pese a ello el Estado terminó pagando $108 millones.

Otra empresa investigada en el caso Petrobras es Intertechne, contratada por CEL para hacer dos diseños de la represa.

Ayer, la estatal petrolera informó que reducirá un 37 % las inversiones totales en comparación con el plan de hace un año. Eso representa un recorte de más de 76,500 millones de dólares para reducir el gasto de la empresa de 206,800 a 130,300 millones de dólares. Aunque la empresa dijo que dará preferencia a los planes de exploración y producción, los recortes son tan altos que yacimientos submarinos conocidos como presal que posicionarían a Brasil como potencia petrolera también se verán afectados.

"La cartera de inversiones del plan da prioridad a los proyectos de exploración y producción en Brasil", dijo la compañía en un comunicado. "En otras áreas de negocio, las inversiones están destinadas básicamente a mantener las operaciones y proyectos relacionados con el flujo de la producción de petróleo y gas natural".

Hace un año la compañía se fijó como objetivo llegar a extraer 4.2 millones de barriles diarios en 2020. Ayer redujo dicha meta para 2.8 millones de barriles y explicó que la revisión se debe a retrasos en proyectos de producción "debido principalmente a las limitaciones de los proveedores en Brasil".

"El tamaño del recorte da una idea de la magnitud del problema dentro de Petrobras", dijo Evan Sponagle, un consultor de energía en Río de Janeiro.

La investigación del esquema de sobornos que envuelve a la empresa más grande del país ha paralizado a la industria petrolera al suspender contratos, recortar los créditos y obligar a recortar personal en astilleros y otras empresas que se habían estado preparando para el auge petrolero.

Petrobras también anunció que venderá activos por $15,100 millones entre 2015 y 2016 para reducir su deuda y por 42,600 millones de dólares entre 2017 y 2018. Sponagle añadió que el presidente de Petrobras Aldemir Bendine, que fue nombrado en febrero, probablemente se deshará de otros negocios no estratégicos para Petrobras conforme lo vea posible.

"El objetivo del nuevo presidente es quitarle el peso de deuda a la compañía. Como buen banquero, ve que empequeñecer la compañía es la única manera de salvarla", expresó Sponagle.

Petrobras asumió pérdidas por 2.059 millones de dólares en 2014 debido a contratos amañados que enriquecieron a jerarcas de la empresa, a decenas de políticos y desviaron fondos para varios partidos.

La confabulación entre empresarios, exdirectivos de Petrobras y operadores políticos, bautizada "Petrolao", ya llevó a prisión a los presidentes de las constructoras Odebrecht y Andrade Gutierrez, dos gigantes del sector que facturan miles de millones de dólares anuales. Y también al extesorero del Partido de los Trabajadores (PT) que gobierna Brasil desde hace 12 años y al que pertenece la presidente Dilma Rousseff.

Con exdirectivos de Petrobras ya condenados por corrupción y lavado de dinero, la trama tiene bajo investigación a 22 diputados, 13 senadores y dos gobernadores, todos protegidos por fueros, por lo que sus causas son seguidas por la Corte Suprema de Justicia. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación