Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Policías antinarcóticos matan por error a 2 niños y una mujer

Confundieron un auto que venía de un oficio religioso y le dispararon

La directora de la policía nicaragüense, Aminta Granera, prometió una investigación a fondo. foto edh / internet

La directora de la policía nicaragüense, Aminta Granera, prometió una investigación a fondo. foto edh / internet

La directora de la policía nicaragüense, Aminta Granera, prometió una investigación a fondo. foto edh / internet

MANAGUA. Dos niños y una mujer fueron asesinados en las afueras de Managua cuando agentes antinarcóticos de la Policía Nacional de Nicaragua dispararon por error a su familia, informó ayer una fuente policial.

El niño Efraín Pérez Ramírez, de 11 años, y la joven Katherine Ramírez Delgadillo, de 22 años, murieron durante el tiroteo, mientras que la niña Aura Reyes Ramírez, de 11 años, murió en un hospital de Managua tras haber llegado en estado grave.

El suceso ocurrió la noche del pasado sábado, cuando la familia regresaba en automóvil de un culto evangélico por un camino semirural, al este de Managua.

El vehículo de las víctimas supuestamente fue confundido con un automóvil cargado de drogas, que los agentes estaban esperando en la comunidad de Esquipulas, según la fuente.

"Mi marido creía que eran ladrones, entonces aceleró y nos remataron", dijo a periodistas Leyka Ramírez Delgadillo, esposa del conductor, Milton Reyes, quien es padre de la niña muerta y cuñado de la mujer fallecida.

Según el relato de la sobreviviente, la familia de repente vio a un grupo de encapuchados disparando, por lo que continuó adelante con las llantas ponchadas, pero entonces fueron víctimas de otro grupo de armados.

La familia superó la segunda emboscada y creyó que todo acabaría cuando vieron una patrulla de policías en el camino, pero esta también les disparó, detalló.

Aun así, Reyes continuó su marcha, que se vio cortada al impactar contra otro vehículo, añadió.

Aunque inicialmente el saldo fue de dos muertos y cinco sobrevivientes, la niña Aura murió en un hospital ayer por la mañana, y la salud de dos niños que quedan vivos empeoró, informaron familiares.

Uno de los testigos del sector acusó a los agentes de negro de apuntar sus armas contra la gente que intentó auxiliar a las víctimas y con violencia quitaron los teléfonos y cámaras con que la gente filmaba los hechos, publicó el diario La Prensa, de Nicaragua.

La jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera, prometió que los responsables del suceso serán llevados a juicio.

La Prensa dijo en su sitio web que desde que se conoció el evento trágico, las redes sociales de Facebook y Twitter se han llenado de mensajes pidiendo la destitución de Aminta Granera, bajo el hashtag #AmintaRenunciaYa, #Nicaraguadeluto, #PoliciaNicaragua #actuacionpolicial.

Otros comentarios son más agresivos y piden desde la destitución de Granera hasta un juicio penal por "encubrir a asesinos de civiles".

En Facebook, grupos de usuarios pedían una protesta ayer, 12 de julio; algunos hoy, frente a la sede nacional de la Policía en Plaza El Sol, mientras otros piden a las familias nicaragüenses que coloquen banderas nacionales a media asta en señal de duelo nacional por la masacre.

El opositor Movimiento Renovador Sandinista (MRS) condenó el ataque armado de policías contra la familia y también demandó "una investigación exhaustiva.

En su comunicado, el partido político recordó que la Policía Nacional es la institución que más denuncias recibe por violaciones a los derechos humanos, referidas a muertes en las cárceles o a manos de agentes, violaciones sexuales, palizas injustificadas, entre otras.

"Desde hace tiempo la Policía Nacional ha venido evolucionando para peor, pasando de ser una institución profesional, confiable, a una fuerza cuya actuación es violatoria de los derechos humanos", resaltó. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación