Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

POLICÍA TURCA REPRIME OTRA PROTESTA

Agua a presión y cargas con gases lacrimógenos fueron lanzadas en el centro de la ciudad.

La comercial calle Istiklal fue el escenario de los nuevos enfrentamientos.

La comercial calle Istiklal fue el escenario de los nuevos enfrentamientos.

La comercial calle Istiklal fue el escenario de los nuevos enfrentamientos.

ESTAMBUL. La policía turca lanzó ayer gases lacrimógenos para dispersar a los numerosos manifestantes que seguían ocupando la comercial calle Istiklal tras haber sido expulsados de la vecina plaza Taksim, donde habían celebrado una protesta con claveles rojos.

La primera gran manifestación en una semana en la plaza de Taksim, en el centro de Estambul, acabó así una vez más en desalojo policial.

Agua a presión primero, cordones policiales después y, finalmente, nuevas cargas con gases lacrimógenos en la calle más concurrida de la ciudad, marcaron el anochecer de ayer que al principio parecía tranquilo y festivo.

La cita había transcurrido pacífica durante algo más de una hora y decenas de miles de personas cantaron consignas en la emblemática plaza Taksim, símbolo de las revueltas que desde hace ya casi cuatro semanas agitan Turquía. Los asistentes lanzaban al aire sus flores, creando así una espectacular lluvia roja, a la que siguieron aplausos, un agitar de manos y las consignas que han marcado estas revueltas: "Gobierno, dimisión", "Taksim en todas partes, en todas partes resistencia", y "La lucha vuelve a empezar". Las cargas policiales se hicieron más violentas, sobre todo en la calle Istiklal, repleta de cafeterías y transeúntes.—EFE.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación