Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Polémica en Brasil por quitar deuda a dictadores

El País publica que exoneraron a Sudán, Congo y otros

Imagen de la presidenta de Brasil, Dilma Roussef, durante un acto en la Casa de Gobierno el que recibió las cartas credenciales del embajador de la República de el Congo, Louis Sylvain-Gomao, a inicios de este año. foto edh /internet

Imagen de la presidenta de Brasil, Dilma Roussef, durante un acto en la Casa de Gobierno el que recibió las cartas credenciales del embajador de la República de...

Imagen de la presidenta de Brasil, Dilma Roussef, durante un acto en la Casa de Gobierno el que recibió las cartas credenciales del embajador de la República de el Congo, Louis Sylvain-Gomao, a inicios de este año. foto edh /internet

RÍO DE JANEIRO. La decisión del gobierno de Dilma Rousseff de perdonar la millonaria deuda a países con gobiernos dictactoriales ha desatado la polémica con la oposición política que rechaza la medida.

El periódico español El País publica en su edición electrónica que el gobierno brasileño decidió perdonar cerca de 2,000 millones de reales, que en serían unos 870 millones de dólares de deuda a 12 gobiernos africanos.

El medio indica que entre los países beneficiados hay cuatro "en los que están al frente conocidos dictadores que enfrentan procesos en tribunales de Europa y de los Estados Unidos, acusados de desvío de dinero público, enriquecimiento ilícito, corrupción, blanqueo de dinero y genocidio".

Esos gobiernos son: República del Congo, Sudán, Gabón y Guinea Ecuatorial, menciona El País.

Añade que precisamente esos países son los que "concentran la mitad de la deuda pública de Brasil con los países de África".

El periódico español apunta que la oposición política brasileña "ha criticado la decisión del gobierno de perdonar la deuda a estos dictadores que mantienen a sus pueblos en la miseria mientras ellos acumulan riquezas repartidas en medio mundo".

"Es una agresión al sentimiento de la sociedad que ha salido a protestar a la calle contra la corrupción. Son figuras corruptas", dijo el senador José Agripino del partido de oposición DEM, según cita El País.

También menciona qu el catedrático de Ética y Filosofía, Roberto Romano, considera que la diplomacia brasileña se equivoca al apoyar y favorecer a países con regímenes complicados desde el punto de vista ético y de Derecho Internacional. "Jugar con piedras ruines en el tablero internacional no crea credibilidad", afirmó el profesional en la publicación del periódico español.

Otros expertos en materia comercial, citados por el medio, indican que el Gobierno de Brasil "tiene interés en presentar una amnistía de la deuda a esos países para que el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDS) pueda a partir de ahora financiar proyectos de empresas brasileñas en esos países africanos".

Pero señalan que el problema es que la sociedad brasileña se ha hecho más exigente en materia de corrupción política y no ve con buenos ojos que dictadores que aparecen internacionalmente como presuntos corruptos puedan ser favorecidos a costa de los contribuyentes de Brasil, agrega el artículo.

Los que defienden

Por el contrario, el senador Eduardo Braga, del partido aliado del gobierno, defiende la decisión del gobierno de perdonar esa deuda, dice el periódico.

De acuerdo al medio, Braga opina que "Brasil tiene intereses económicos en países de África. Si esos dictadores practican crímenes contra la humanidad o corrupción , los mecanismos e instituciones que tratan de esos asuntos harán su parte".

El artículo de El País sostiene que "los políticos brasileños están siendo especialmente vigilados" por una sociedad que "más sensible a los valores éticos" y cita la publicación crítica del diario O Globo ante el perdón de la deuda.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación