Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Poca esperanza de hallar vivos a 8 mineros

Tras cuatro días del derrumbe, los obreros atrapados en una mina, al sur de Honduras, no dan señales de vida

Rescatistas han logrado descender cientos de metros en la mina. foto edh/Cortesía El Heraldo

Rescatistas han logrado descender cientos de metros en la mina. foto edh/Cortesía El Heraldo

Rescatistas han logrado descender cientos de metros en la mina. foto edh/Cortesía El Heraldo

HONDURAS. Rescatistas que buscan a ocho mineros atrapados por un derrumbe en una mina artesanal de Honduras, dijeron ayer que había pocas esperanzas de hallarlos con vida, luego de tres días de ocurrido el desastre.

La búsqueda estaba suspendida por el momento, sobre todo por el riesgo de nuevos derrumbes, dijeron las autoridades. La mina está ubicada en San Juan Arriba, en el municipio de El Corpus, al sur de la capital Tegucigalpa.

El viernes fueron rescatados tres de los 11 trabajadores que quedaron atrapados por el derrumbe en la mina, que operaba ilegalmente, luego que las autoridades hicieran una inspección y determinaran que no tenía buenas condiciones de seguridad.

De los ocho trabajadores restantes, no hay señales de vida y se desconoce su ubicación en el laberinto de túneles verticales y horizontales que forman las explotaciones artesanales.

"Ya pasaron más de 60 horas y ya es difícil que estén con vida", dijo a Reuters el portavoz del Cuerpo de Bomberos, Óscar Triminio, quien señaló que las operaciones de salvamento se suspendieron por riesgos de más derrumbes en el interior de la mina.

"La tierra está floja y si hay nuevos deslaves podríamos tener otra desgracia con los rescatistas dentro. Se está decidiendo si es posible continuar el salvamento o si se mete maquinaria pesada", expresó.

El uso de maquinaria pesada significaría que no hay posibilidad de encontrar con vida a los obreros desaparecidos. Funcionarios explicaron que excavadoras y otro equipo pesado van en camino a San Juan de Arriba, donde aún se encuentran familiares de los desaparecidos.

"Hay olores muy fuertes de sustancias en descomposición, pero no podemos decir aún que se trata de cadáveres o qué", afirmó Triminio.

También, el jefe de la Comisión Permanente de Contingencias, Moisés Alvarado, aseguró ayer que "la situación de ocho mineros que están en otros agujeros del terreno es incierta".

"Un fuerte mal olor a muerte hay dentro de la mina... y eso nos preocupa", añadió, al igual que el alcalde de El Corpus, Luis Rueda, quien dijo que "el mal olor es fuerte y casi insoportable".

Soldados habían acordonado la zona y retirado a los angustiados familiares que aguardaban afuera.

"Le pido a Dios que me lo saquen como sea (...) para poder enterrarlo de forma digna", dijo Rosa Cárcamo, tía de Yovany Cárcamo, de 17 años, uno de los mineros atrapados.

Solo esperan un milagro

De los 22 hombres sepultados por un derrumbe el miércoles pasado, 11 pudieron salir inmediatamente por sus propios medios y otros tres fueron rescatados el viernes.

Tras casi 48 horas bajo tierra y salir a la superficie con la presión arterial sumamente alta y los nervios alterados, Bayron Maradiaga, de 19 años, aseguró que "jamás volveré a trabajar a las minas".

Moisés Alvarado destacó que "sin oxígeno, alimentos ni agua es muy difícil sobrevivir, por las 66 horas que llevan esos hombres en las minas".

Sostuvo, sin embargo, que "esperamos un milagro. Y solo un milagro podrá lograr que los rescatemos con vida".

La mina está situada en agrestes montañas donde operan más de 50 explotaciones subterráneas con complicados y estrechos laberintos. En esta zona, la extracción artesanal del oro se reavivó por el disparo del precio de este metal en el mercado mundial hace unos años.

La empobrecida región es escenario de explotación minera desde la época de la colonia española y los mineros artesanales trabajan en condiciones de inseguridad en estrechos túneles a los que entran por hendiduras entre las rocas, en su mayoría, verticales.

En las operaciones de rescate participa personal de la Cruz Verde de El Salvador y expertos en minas de Guatemala, además de los cuerpos de socorro locales.

Los socorristas salvadoreños descendieron 300 metros para poder ayudar a sacar a los primeros tres mineros.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, había ordenado el viernes el envío de un equipo de especialistas de ese país, donde en el 2010 fueron rescatados exitosamente 33 mineros atrapados por 69 días, en una mina de cobre y oro.

Pero los expertos suspendieron su viaje, debido a la detención de las tareas de rescate en San Juan Arriba, dijo el Gobierno chileno en un comunicado. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación