Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Planta de alimentos Polar suspende actividad por falta de materia prima

La Cámara aprobó la resolución H.R. 488 en respaldo al pueblo venezolano, por 393 votos contra uno

CARACAS. La mayor empresa de alimentos de Venezuela, Polar, anunció ayer la suspensión de las operaciones de una planta fabricante de envases en el centro del país debido a la falta de materia prima importada producto del retraso en la entrega oficial de divisas.

"El retraso de Cadivi (la estatal Comisión de Administración de Divisas) en el proceso de autorización y liquidación de divisas obligó a paralizar temporalmente la producción de latas de aluminio para jugos, té listo, refrescos, cerveza y malta", dijo la empresa en un comunicado subido a su perfil en Facebook.

La producción de la Planta Superenvases, situada en la zona industrial de Valencia, en el central estado Carabobo, permanece suspendida en su totalidad desde el pasado viernes tras paralizarse parcialmente hace tres semanas.

La empresa afirmó que la última autorización para acceder a dólares en el marco del control de cambios vigente en el país se produjo el pasado 21 de enero, luego de cuatro meses de espera.

Sin embargo, sostuvo que Cadivi no ha liquidado las divisas a los proveedores de la empresa, poniendo en "grave riesgo" la capacidad para adquirir materia prima y la continuidad de las operaciones de la planta.

Según la compañía, el Gobierno está al tanto de esa situación tras ser advertido "con suficiente antelación acerca de los riesgos que estos retrasos implican para las operaciones de producción".

"Empresas Polar continÚa trabajando con las autoridades competentes para lograr las soluciones que permitan obtener, de manera continua, la materia prima para reiniciar la producción", señaló el comunicado.

En Venezuela rige desde 2003 un estricto control estatal de cambio que impide la libre compraventa de divisas, administradas de manera exclusiva por el Estado, que las vende de manera condicionada, en montos limitados y tras engorrosos trámites.

Ya en enero, Polar había advertido que su producción estaba en riesgo tras denunciar demoras de más de siete meses en la entrega oficial de dólares para importar materia prima.

Durante el último año han crecido las quejas de los empresarios por las dificultades para acceder a los dólares al tipo de cambio oficial de 6.3 bolívares por dólar, situación por la que culpan a la escasez de bienes básicos en el país.

El Gobierno culpa por esa situación a la especulación y al acaparamiento, mientras anunció una reestructuración del sistema de asignación de dólares para evitar fraudes con los dólares preferenciales.

La falta de suministros se extiende a varios sectores de la economía venezolana, como la industria automotriz, donde la japonesa Toyota anunció en febrero la suspensión de manera indefinida de la producción de su planta en Venezuela debido a problemas de suministros.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación