Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Piñera se despide con logros macroeconómicos

El respaldo ciudadano al todavía presidente de Chile es muy discreto, o muy criticado

Piñera se despide con logros macroeconómicos

Piñera se despide con logros macroeconómicos

Piñera se despide con logros macroeconómicos

SANTIAGO DE CHILE. El presidente chileno, Sebastián Piñera, que termina su gobierno con un destacado balance macroeconómico, se despide en cambio del poder con un discreto apoyo ciudadano.

La buena marcha de la economía y la aprobación de algunas leyes y proyectos relevantes no han sido suficientes para elevar la popularidad de Piñera, el primer gobernante conservador en llegar a La Moneda desde la recuperación de la democracia.

El célebre rescate de los 33 mineros de Atacama, en octubre de 2010, disparó la aprobación del mandatario, aunque fue un episodio efímero y poco después la valoración ciudadana se desplomó de nuevo. Durante su mandato, Piñera ha tratado de dar un nuevo aire a la derecha chilena y alejarla del legado de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Incluyó en su gabinete a varios ministros con un perfil más técnico que político y no dudó en tomar decisiones con las que ningún gobierno anterior de la Concertación - la alianza de centroizquierda- se atrevió, como subir los impuestos a las empresas y cerrar una lujosa cárcel militar para violadores de los derechos humanos.

Todo esto con una economía que navegó viento en popa y unos indicadores macroeconómicos que situaron a Chile como uno de los países más prósperos de América Latina.

El PIB creció a una tasa promedio cercana al 6 %, la inversión extranjera aumentó año tras año y el desempleo bajó a menos del 6 %. Piñera defiende además que ha creado cerca de 800,000 nuevos empleos desde 2010 y presume de haber reconstruido prácticamente todo lo que el terremoto y el tsunami arrasaron el 27 de febrero de 2010, pocos días antes de que él asumiera el poder.

Respecto a la baja popularidad de Piñera, no hay una única razón que la explique, aunque los analistas coinciden en apuntar a falta de carisma como elemento fundamental.

"Para ser un buen presidente no es suficiente la sagacidad y la astucia felina. Se requiere la capacidad de conectar con las mayorías, de empatizar con ellas", decía.

Las proyecciones

En los últimos sondeos, Bachelet le sacó una ventaja de más de 30 puntos a la candidata oficialista Evelyn Matthei, por lo que muchos ya dan por hecho su victoria en primera vuelta. Sin embargo, la ex presidente no se relajó a pesar de los números, y realizó recorrido por diferentes lugares hasta el cierre de campaña. "Lo primero de todo es ganar en primera vuelta (...) Miren que después hace mucho calor el resto del mes si hay que pasar a segunda vuelta",dijo.

Millones de chilenos no están interesados en estas elecciones. Por eso, ambas candidatas dependerán de los indecisos. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación