Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Piden investigar banco estatal por caso Petrobras

La oposición brasileña quiere que se investiguen los negocios del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social.

Rousseff tuvo un acto público ayer pero calló sobre el caso.

Rousseff tuvo un acto público ayer pero calló sobre el caso.

Rousseff tuvo un acto público ayer pero calló sobre el caso.

BRASILIA. La oposición brasileña solicitó ayer, de manera formal, la apertura de una investigación parlamentaria sobre los negocios del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), el principal organismo de fomento al desarrollo del Gobierno, por sus supuestos nexos con las corruptelas en Petrobras.

El pedido, presentado por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), tuvo respaldo de diputados de otras formaciones e incluso de algunos parlamentarios de partidos que integran la coalición que apoya a la presidenta Dilma Rousseff.

La intención del PSDB es que se investiguen créditos otorgados por el BNDES a empresas involucradas en el escándalo de corrupción en la estatal Petrobras, así como negocios de esas mismas compañías que el banco de fomento financió en otros países, entre los que se citó a Venezuela, Cuba, Angola, y otros.

El PSDB sostiene que deben investigarse las operaciones del BNDES desde 2003, cuando el Partido de los Trabajadores (PT) llegó al poder por primera vez con Luiz Inácio Lula da Silva, antecesor y padrino político de Rousseff.

Según datos recopilados por el partido opositor, en los últimos años el BNDES aprobó créditos por unos 2,400 millones de reales (800 millones de dólares) en favor de empresas que son investigadas por las corruptelas en Petrobras.

Tras cuñada de tesorero

Por su parte, una cuñada del extesorero del gobernante Partido de los Trabajadores de Brasil, Joao Vaccari, detenido por las corruptelas en la Petrobras, fue declarada ayer como "fugitiva" por las autoridades, que sospechan que también está implicada en los desvíos de dinero en la petrolera.

Mientras, la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, se mantuvo en silencio ayer frente al agravamiento del escándalo de corrupción en Petrobras. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación