Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE. UU. pide a Rusia que retroceda con Ucrania

Gobierno ucraniano dice lucha por libertad y soberanía

Una mujer pasa ayer frente a una exposición de estudiantes sobre el conflicto de Rusia y Crimea, en Kiev. foto EDH /EFE

Una mujer pasa ayer frente a una exposición de estudiantes sobre el conflicto de Rusia y Crimea, en Kiev. foto EDH /EFE

Una mujer pasa ayer frente a una exposición de estudiantes sobre el conflicto de Rusia y Crimea, en Kiev. foto EDH /EFE

ESTADOS UNIDOS. El presidente de EE. UU., Barack Obama, pidió ayer a Rusia que dé marcha atrás con el camino que ha tomado en la crisis en Ucrania, porque de no hacerlo, habrá consecuencias; mientras el primer ministro interino ucraniano, Arseni Yatseniuk, prometió que Kiev "no se rendirá" ante Moscú.

Obama recibió a Yatseniuk en la Casa Blanca como muestra del apoyo de EE. UU. al nuevo Gobierno ucraniano, cuya legitimidad es rechazada por Rusia.

"Vamos a seguir diciendo al Gobierno ruso que, si continúa por el camino actual, entonces nosotros y la comunidad internacional, con la Unión Europea, nos veremos obligados a que Rusia pague un precio por sus violaciones del derecho internacional y sus invasiones en Ucrania", dijo Obama a los periodistas tras la reunión.

Según Obama, EE. UU. espera que el presidente ruso, Vladímir Putin, "esté dispuesto" a tomar otro camino ante la crisis en Ucrania y a dar marcha atrás en la intervención militar en la república autónoma de Crimea.

El presidente estadounidense reiteró también que su país "no reconocerá" el resultado del referendo convocado para este domingo sobre la incorporación de Crimea a la Federación Rusa, dado que viola las leyes ucranianas.

El secretario de Estado de EE. UU., John Kerry, está en comunicación con el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, con quien se reunirá mañana en Londres para "explorar" una solución diplomática a la crisis, anotó Obama.

"No sabemos todavía lo que nuestros esfuerzos diplomáticos producirán, pero vamos a seguir presionando", dijo.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos anunció que antes que termine la semana, culminará el despliegue de 300 soldados y 12 cazas F-16 ante la crisis en Crimea.

Por su parte, Yatseniuk aseguró que Ucrania "no se rendirá" ante Rusia, cuya intervención militar en Crimea calificó de "inaceptable".

"Urgimos a Rusia a adherirse a sus obligaciones internacionales, a retirar sus fuerzas militares (de Crimea) y a iniciar un diálogo, no con las armas (...), sino con la diplomacia y herramientas políticas", pidió el primer ministro.

Yatseniuk agradeció el "apoyo" de EE. UU. al pueblo ucraniano, del que dijo que está luchando "por su libertad", su "independencia" y su "soberanía".

En el encuentro en la Casa Blanca también estuvo presente el vicepresidente estadounidense, Joseph Biden, quien debido a la crisis en Ucrania canceló una visita a la República Dominicana que tenía previsto realizar ayer tras su viaje a Chile, donde asistió a la investidura presidencial de Michelle Bachelet.

EE. UU. ha repetido en los últimos días que apoya la "legitimidad" del Gobierno de Yatseniuk, que asumió el poder después de tres meses de protestas populares callejeras que terminaron con el régimen del presidente Víctor Yanukóvich.

Por su parte, la Unión Europea acordó ayer los términos de sus primeras sanciones contra Rusia desde el fin de la Guerra Fría, una respuesta más firme a la crisis en Ucrania de lo que muchos esperaban. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación