Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pese a protestas, Ortega inaugura el canal

Nicaragüenses afirman que serán desalojados y expropiados

Los vecinos del departamento de Rivas, que se verán desplazados de sus tierras, bloquearon la vía pública y quemaron neumáticos. foto edh / efe

Los vecinos del departamento de Rivas, que se verán desplazados de sus tierras, bloquearon la vía pública y quemaron neumáticos. foto edh / efe

Los vecinos del departamento de Rivas, que se verán desplazados de sus tierras, bloquearon la vía pública y quemaron neumáticos. foto edh / efe

NICARAGUA. El Gobierno de Nicaragua inauguró ayer las obras para la construcción de su canal interoceánico, valorado en $50,000 millones, con la aspiración de movilizar un 5 % del comercio internacional, pese a las protestas de sectores ambientalistas y de los pobladores que serán expropiados.

Con una ceremonia simbólica y adelantada 5 horas celebrada en el departamento sureño de Rivas, en el Pacífico, a la que sólo tuvo acceso la prensa oficial pese a haber sido invitados todos los medios locales e internacionales, el Gobierno y la concesionaria china HKND Group, dieron por inaugurados los trabajos preparatorios de la vía acuática.

"Nicaragua no se convertirá en chinalandia!", era el grito de cientos de nicaragüenses que residen en los lugares de esta ciudad donde está previsto que pase la ruta del canal interoceánico de Nicaragua y hoy se manifestaron ante el empiezo de las obras de esa vía acuática.

"No queremos canal!", "Fuera chinos!", "Nicaragua no se convertirá en chinalandia!", gritaban, entre otros, el grupo de manifestantes que interrumpía por 45 minutos el flujo de vehículos que transita por la carretera Panamericana que conecta con Costa Rica.

La protesta en Rivas, situada a 110 kilómetros al sur de Managua y que no dejó víctimas ni detenidos, fue vigilada por cientos de agentes policiales.

Las obras de esa vía acuática también comenzaron en medio de protestas de campesinos de El Tule y Nueva Guinea que aseguran serán expropiados, por lo que desde hace cinco días mantienen bloqueos esporádicos y vigilias en rechazo al canal.

En tanto, una coalición de organizaciones no gubernamentales criticó que la construcción del canal se haya comenzado sin estudios de impacto ambiental aprobados y advirtió que la obra pone en riesgo "a toda la población del país".

"Iniciar la construcción de las obras atingentes del canal interoceánico sin que las autoridades nacionales hayan conocido y aprobado los estudios de impacto ambiental y de factibilidad es contrario a las más elementales prácticas ambientales y técnicas nacionales e internacionales", argumentó el Grupo Cocibolca en un pronunciamiento.

El escritor y exvicepresidente nicaragüense Sergio Ramírez calificó como un "día trágico" para Nicaragua el inicio de las obras preparatorias del Gran Canal, porque con ello se está entregando la "soberanía" a una "potencia extranjera".

El Ejecutivo espera que, con el arranque de la construcción del canal, aún más amplio que el de Panamá, se eleve el crecimiento del producto interno bruto (PIB) de Nicaragua de entre el 4 % y el 5 % a un 10.8 % en 2015; y hasta un 15 % en 2016.

Las obras preparatorias incluyen la construcción de las carreteras de acceso a los lugares de excavación y de algunas instalaciones necesarias para acometer el proyecto de la vía interoceánica, según el plan oficial.

El canal, de 278 kilómetros de largo, y cuyo ancho será de entre 230 y 520 m, con una profundidad de hasta 30 m, partirá desde la costa pacífica de Brito, en el suroeste de Nicaragua, y llegará a la desembocadura del río Punta Gorda, en el Caribe, tras atravesar el Gran Lago en 105 kilómetros, según el plan oficial. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación