Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pese a las denuncias, Venezuela y Ecuador fueron elegidos para el Consejo de DD.HH. de la ONU

Organizaciones prestigiosas como Human Rights, UN Watch y la fundación Lantos se habían pronunciado en contra

El gobernante de Venezuela, Nicolás (iz) y el gobernante de Ecuador, Rafael Correa.

El gobernante de Venezuela, Nicolás (iz) y el gobernante de Ecuador, Rafael Correa. | Foto por Internet

El gobernante de Venezuela, Nicolás (iz) y el gobernante de Ecuador, Rafael Correa.

NACIONES UNIDAS. Venezuela y Ecuador fueron elegidos ayer miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para los próximos tres años, a pesar de las duras críticas recibidas por sus candidaturas por parte de organizaciones defensoras de los derechos humanos. 

Human Rights Foundation, UN Watch y la fundación Lantos, entre otras, se había pronunciado también contra la presencia en el Consejo de DD.HH. de países como Emiratos Árabes Unidos, Etiopía o Burundi, todos ellos elegidos ayer. 

"La elección de más regímenes que abusan los derechos humanos -en un órgano que ya tiene como miembros a China, Rusia, Cuba y Arabia Saudí- supone otro duro golpe a la credibilidad y eficacia de un órgano que debía mejorar a su desacreditado predecesor tomando medidas para proteger a las víctimas", dijo en un comunicado el director ejecutivo de UN Watch, Hillel Neuer. 

"Si ponemos a Venezuela a cargo de la libertad de asamblea (...) y a Emiratos Árabes unidos a cargo de los derechos laborales, simplemente estamos convirtiendo a la ONU en un hazmerreír", insistió. 

Antes de la votación, el presidente de Human Rights Foundation, Thor Halvorssen, había dicho que tanto Venezuela como Ecuador "tienen un prontuario lamentable de violaciones constantes de los derechos políticos y civiles de sus ciudadanos". 

Las ONG acusan al Gobierno de Nicolás Maduro de violar libertades básicas dentro del país, mientras que también se muestran muy críticas con el historial de derechos humanos de la administración del presidente ecuatoriano, Rafael Correa. 

Halvorssen defendió, además, que la elección no puede interpretarse como un aval a la situación de los derechos humanos en estos países. 

En el caso de Venezuela, destacó que la elección se produce precisamente en la misma semana en que exfiscal del caso contra el opositor Leopoldo López Franklin Nieves denunció que fue presionado para formular acusaciones "falsas" contra el político, que está encarcelado desde febrero de 2014 y fue condenado en septiembre pasado a casi 14 años de cárcel. 

El director para América Latina de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, consideró "lamentable" el respaldo a Venezuela, dada "la degradación de las libertades públicas y de los derechos fundamentales" que se vive en el país y el "rechazo sistemático" de Caracas a "todas las críticas, recomendaciones o solicitudes que emanan de las Naciones Unidas". 

"Elegir a un Gobierno que simboliza a una conducta arrogante y de rechazo a la supervisión internacional en materia de derechos humanos, precisamente a ese, como miembro del Consejo de Derechos Humanos creo que es un error que resta credibilidad al propio Consejo", dijo.

A las críticas se sumó también Israel, un país criticado en numerosas ocasiones en el Consejo de Derechos Humanos, que atacó a Venezuela por ser "el mayor aliado de Irán y Corea del Norte". 

"La única conexión entre estos países y los derechos humanos es lo buenos que son a la hora de violarlos", dijo en un comunicado el embajador israelí ante Naciones Unidas,  Danny Danon. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación