Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pese a feriado de Carnaval, miles marchan contra el gobierno en Venezuela

Los manifestantes culpan a Maduro por el deterioro de la economía, los estantes vacíos en los supermercados y la violencia fuera de control en la nación

Miles de venezolanos salieron hoy a las calles a protestar contra el gobierno de Maduro. FOTO EDH Reuters.

Miles de venezolanos salieron hoy a las calles a protestar contra el gobierno de Maduro. FOTO EDH Reuters.

Miles de venezolanos salieron hoy a las calles a protestar contra el gobierno de Maduro. FOTO EDH Reuters.

Miles de personas marcharon hoy en Caracas contra el presidente socialista Nicolás Maduro, manteniéndose en las calles pese a una campaña del Gobierno para que los venezolanos aprovechen el feriado de Carnaval para marcharse a la playa.

A diferencia de manifestaciones anteriores protagonizadas por estudiantes, personas de todas las edades caminaron en la soleada mañana del domingo hasta una plaza ubicada en un barrio de clase media alta del este de Caracas, bastión de la oposición.

"Nosotros no tenemos nada que celebrar en la playa", dijo Carlos Torres, un ingeniero de 34 años que marchaba vestido de blanco de pies a cabeza.

"Salir a vacacionar realmente es como darle la razón (al Gobierno) de que todo está en calma y todo está bien, cuando realmente no nos sentimos así", añadió.

Los manifestantes culpan a Maduro por el deterioro de la economía, los estantes vacíos en los supermercados y la violencia fuera de control en la nación con las mayores reservas de petróleo del mundo. Algunos piden su renuncia.

Al menos 17 personas murieron en choques entre manifestantes, fuerzas de seguridad y grupos armados durante las protestas del último mes, las más violentas en una década en Venezuela.

Y aunque representa el mayor desafío enfrentado por Maduro desde que llegó al poder hace casi 11 meses, nada indica que el descontento amenace la estabilidad de su gobierno como ocurrió en Ucrania.

Venezuela está dividida en dos. La mitad de sus 29 millones de habitantes aplaude los programas sociales del fallecido presidente Hugo Chávez, el mentor de Maduro que usó la renta petrolera para sacar a millones de personas de la pobreza.

Pero la otra mitad acusa al gobierno de dilapidar la riqueza de Venezuela, donde hoy faltan productos básicos como la leche y el papel higiénico, la inflación anual ronda el 60 por ciento y sus calles tienen índices de violencia de una zona de guerra.

Maduro extendió el feriado de Carnaval e invitó a los venezolanos aprovechar para ir a la playa, en un aparente intento por bajar la tensión.

Mientras los opositores marchaban, la televisión estatal venezolana transmitía en directo imágenes de bañistas bailando salsa y practicando deportes en las playas caribeñas del norte del país.

En la tarde del domingo, el presidente apareció en uno de los subsidiados mercados de alimentos montados por el gobierno para el Carnaval.

"Ha vencido la felicidad y la paz", dijo. "Venezuela está en paz y Venezuela está disfrutando en las playas y los ríos".

Maduro acusa a la oposición de intentar sembrar el caos para provocar un golpe de Estado, repitiendo el guión que llevó en el 2002 al breve derrocamiento del fallecido presidente Hugo Chávez, su mentor político.

La semana pasada invitó a opositores, empresarios y líderes religiosos a un "diálogo de paz" en el Palacio de Miraflores, la sede del gobierno. Pero el principal líder de la oposición, Henrique Capriles, boicoteó la iniciativa por considerarla un montaje.

Los adversarios de Maduro lanzaron en Twitter la campaña #OscarsforVenezuela, en un intento por convencer a estrellas de Hollywood como Leonardo Dicaprio y Penélope Cruz que denuncien la represión en Venezuela durante la ceremonia de entrega de los Premios Oscar en la noche del domingo.

Celebridades como Madonna y Cher han usado en los últimos días la red social para criticar al Gobierno venezolano por lo que consideran como un excesivo uso de la fuerza contra los manifestantes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación