Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pentágono admite fallas de seguridad en acceso a bases militares

Unas auditoría revela que 50 criminales convictos han tenido acceso a instalaciones militares en los últimos años.

Agentes custodian la entrada del Mando de Operaciones de la Marina, Washington, donde fueron asesinadas 12 personas.

Agentes custodian la entrada del Mando de Operaciones de la Marina, Washington, donde fueron asesinadas 12 personas.

Agentes custodian la entrada del Mando de Operaciones de la Marina, Washington, donde fueron asesinadas 12 personas.

WASHINGTON. Un informe del Pentágono reveló ayer la existencia de irregularidades significativas en el otorgamiento de acceso a las instalaciones militares estadounidenses, debido en parte a reducciones de gastos en los sistemas de seguridad.

El texto evidencia que más de 50 acusados de delitos federales recibieron pases rutinarios que les permitieron entrar en bases de las instituciones armadas sin tener derecho a hacerlo.

El presidente del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, el republicano Buck McKeon, dijo que el informe demuestra que existen deficiencias graves en el control de la entrada a las instalaciones castrenses para personal ajeno a instituciones gubernamentales, incluyendo contratistas.

McKeon pidió que el tema se aborde en los próximos días durante el análisis del impacto de los recortes presupuestarios en el Departamento de Defensa.

Según el reporte, revelado inicialmente por la Revista Time, la Armada estadounidense redujo costos en las medidas de protección sin evaluar el impacto de estas reducciones en la seguridad de los edificios.

El secretario de Defensa de EE. UU., Chuck Hagel, ha ordenado una revisión de la seguridad de todas las instalaciones militares estadounidenses en territorio norteamericano.

Hagel pretende que se revise además el acceso a contratistas y personal civil a las bases, entre otras cuestiones, según el diario The Washington Post.

La revelación del documento tiene lugar un día después del tiroteo en la sede del Comando de Sistemas Navales en esta capital (con saldo de 13 muertos), y cuyo supuesto autor, Aaron Alexis, fulminado por la policía, había sido contratista de la base y estaba bajo tratamiento psiquiátrico.

Alexis sufría de paranoia y serios trastornos del sueño, desde agosto pasado era tratado por especialistas de la Armada estadounidense, y en 2004 fue arrestado por la policía de la ciudad de Seattle, en el occidental estado de Washington, por disparar contra las ruedas del auto de otra persona que discutió con él.

También fue arrestado en 2010 por disparar en su casa con un arma de fuego, aunque alegó que fue un hecho accidental, cuando limpiaba el artefacto. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación