Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Parálisis del presupuesto amenaza a Latinoamérica

Se teme que los problemas crediticios puedan afectar la credibilidad del dólar estadounidense si no hay acuerdo político sobre el techo de la deuda

Según analistas, si la crisis se mantiene el efecto dominó recorrerá el planeta. foto edh / internet

Según analistas, si la crisis se mantiene el efecto dominó recorrerá el planeta. foto edh / internet

Según analistas, si la crisis se mantiene el efecto dominó recorrerá el planeta. foto edh / internet

WASHINGTON. La parálisis presupuestaria en Estados Unidos, que obligó a cerrar servicios federales, podría causar "graves prejuicios" a los países del sur, estimó el presidente del Banco Mundial Jim Yong Kim.

"La incertidumbre presupuestaria en Estados Unidos nos preocupa al más alto nivel", declaró Kim en un discurso en Washington. El gobierno de Estados Unidos quedó paralizado el martes por primera vez en 17 años tras el fracaso de las negociaciones entre republicanos y demócratas sobre el presupuesto, dejando en paro técnico a cerca de 800,000 funcionarios.

Estas dudas amenazan con prolongarse con una nueva batalla legislativa en dos semanas cuando se alcance el tope de deuda, de 16.7 billones de dólares, que puede provocar la suspensión de pagos de EE. UU. si los legisladores de ambos partidos no consiguen un pacto.

"Esta incertidumbre, combinada con otras fuentes de volatilidad en la economía global, podrían ocasionar un gran daño a los países emergentes y en desarrollo en África, Asia, y América Latina, que han sacado a millones de personas de la pobreza en los años recientes", subrayó Kim.

Cae el dólar, sube la inflación

Algunos expertos temen que estos bloqueos presupuestarios debiliten a la primera economía mundial, todavía en recuperación, y el riesgo de que arrastre a otros países en su caída.

Se cree que los problemas crediticios puedan afectar la credibilidad del dólar estadounidense, hasta ahora la gran moneda de reserva del mundo. Dicho de otra manera, puede que los ciudadanos de otros países puedan sentir que el dólar ya no les ofrece seguridad y dejen de comprarlo.

Una fluctuación en el valor del dólar podría impulsar la inflación.

Eso, en principio, podría llevar a que el precio de la moneda estadounidense cayese.

Para varios países latinoamericanos que escogieron adoptar el dólar como su moneda nacional, como Ecuador, Panamá y El Salvador, eso puede presentar problemas.

Si el precio del dólar empieza a caer, también aumentará el precio que se debe pagar por los bienes importados, que se pagan con la moneda estadounidense y aumentará el costo de vida.

En el caso de un "default" estadounidense, para una persona que vive en Ecuador, Panamá, o El Salvador, el mercado semanal podría costarle más, en particular si compra muchos productos fabricados en otros países.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación