Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Papa: la sociedad crece si se edifica en la base de la familia

En un emotivo discurso frente a miles de familias, Francisco les dio ánimos para mantenerse unidos a pesar de las adversidades y a usar el amor para enfrentarlas

Papa Francisco

El papa Francisco dijo anoche que las familias son una “fábrica de esperanza” y reinvindicó el rol que juega el núcleo familiar para las sociedades y los países.

Durante el Encuentro Mundial de Familias, en Filadelfia, el pontífice dio un discurso en español fuera de protocolo después de escuchar a seis familias de Estados Unidos, Australia, Ucrania, Jordania, Nigeria y su natal Argentina.

Dijo que las familias deben ser protegidas, en especial los niños y los ancianos, luego que  las familias relataron a Francisco sus alegrías y sus aflicciones, entre actos musicales de artistas como The Fray y Aretha Franklin.

“Gracias a todos, a los que nos dieron su mensaje y a la presencia de ustedes que también es testimonio. Un verdadero testimonio de que vale la pena en familia, de que una sociedad crece fuerte, crece buena, crece hermosa y crece verdadera si se edifica en la base de la familia”, dijo Francisco ante la multitud congregada.

En un emotivo discurso que tuvo hasta bromas, el Papa llamó a las familias a mantenerse unidas a pesar de las adversidades cotidianas.

“Estamos en la fiesta de las familias. La familia tiene carta de ciudadanía divina, ¿está claro? La carta de ciudadanía que tiene la familia se la dio Dios para que en su seno creciera cada vez más la verdad, el amor y la belleza. Claro alguno de ustedes me pueden decir: Padre, usted habla así porque es soltero”, dijo ante el publico.

Y prosiguió: “En la familia hay dificultades, en las familias discutimos, en la familia a veces vuelan los platos. En las familias los hijos traen dolores de cabeza. No voy a hablar de las suegras, pero en las familias siempre, siempre hay cruz, siempre”, dijo.

Pero recordó que al final se debe perseverar por el bien de todos los miembros de la familia.
“En las familias también después de la Cruz hay Resurrección porque el Hijo de Dios nos abrió ese camino. Porque la Familia, perdónenme la palabra, es una  fábrica de esperanza, una fábrica de vida y resurrección, pues Dios fue quien abrió ese camino. Y los hijos, los hijos dan trabajo. Nosotros como hijos dimos trabajo”, dijo.

Y luego lanzó un mensaje de que con el amor se pueden superar las dificultades.

“A veces en casa veo algunos de mis colaboradores que vienen a trabajar con ojeras. Tienen un bebé de un mes, dos meses, y le pregunto ¿no dormiste? No, lloró toda la noche. En la familia hay dificultades, pero esas dificultades se superan con amor. El odio no supera ninguna dificultad”.

Los inmigrantes

El pontífice celebró antes de ese acto en Filadelfia la aportación que hacen los inmigrantes a Estados Unidos y aseguró, con una mención especial a los hispanos, que “ayudarán a renovar” la sociedad de ese país. 

En uno de los últimos actos multitudinarios de su viaje a Estados Unidos el pontífice mostró su decidido apoyo a personas de otros países que emigran al norteamericano, les aseguró que “encontrarán” su lugar y les alentó a no desanimarse ante retos y dificultades. 

Francisco, que ante el presidente Barack Obama se presentó a sí mismo esta semana en la Casa Blanca como un “hijo de inmigrantes”, dijo a decenas de miles de personas: “traen muchos dones a su nueva nación. No se avergüencen nunca de sus tradiciones”.
 
“Muchos de ustedes han emigrado a este país con un gran costo personal, pero con la esperanza de construir una nueva vida. No se desanimen por los retos y dificultades que tengan que afrontar”, les dijo el papa. 

Les recordó que “están llamados a ser ciudadanos responsables y a contribuir provechosamente a la vida de las comunidades en que viven” y apeló a la “vibrante fe” que muchos de ellos poseen, “en el profundo sentido de la vida familiar y los demás valores que han heredado”. 

“Al contribuir con sus dones, no solo encontrarán su lugar aquí, sino que ayudarán a renovar la sociedad desde dentro”, aseguró Jorge Mario Bergoglio, que hoy llegó a Filadelfia, la última etapa de su viaje a Estados Unidos, desde donde partirá el domingo de regreso a Roma. 

Francisco se dirigió en su discurso a los miles de personas que le vitoreaban en las calles de Filadelfia, muchos de ellos parte de la “gran población hispana de América”. 

El inequívoco apoyo de Francisco llegó precisamente en Filadelfia, una de las “ciudades santuario” a la que los republicanos estadounidenses critican por proteger de la deportación a inmigrantes indocumentados. 

Tuvo un elogio de lo que denominó “ciudades de amor fraterno”, donde se defienden “la causa de los pobres y los inmigrantes”. 

“Ustedes son su voz, y muchos de ustedes han hecho que su grito se escuche. Con este testimonio, que frecuentemente encuentra una fuerte resistencia, recuerdan a la democracia americana los ideales que la fundaron, y que la sociedad se debilita siempre que -y allí donde- la injusticia prevalece”, proclamó el papa. 

El pontífice incorporó este respaldo a la inmigración en el contexto de un discurso pronunciado en español en el Independence National Historical Park de Filadelfia convocado para reivindicar la libertad religiosa con la comunidad hispana de Estados Unidos y con representantes de otros inmigrantes. 

A todos ellos el papa les ofreció su respaldo en el mismo lugar en el que se proclamaron por primera vez las libertades que definen a Estados Unidos; les recordó que “la Declaración de Independencia proclamó que todos los hombres y mujeres fueron creados iguales” 
Y que los Gobiernos existen para proteger los “derechos inalienables” que tienen todos los seres humanos. 

El papa rindió homenaje a “las grandes luchas que llevaron a la abolición de la esclavitud, la extensión del derecho de voto, el crecimiento del movimiento obrero y el esfuerzo gradual para eliminar todo tipo de racismo y de prejuicios contra la llegada sucesiva de nuevos americanos”. 

“Cuando un país está determinado a permanecer fiel a sus principios fundacionales, basados en el respeto a la dignidad humana, se fortalece y renueva”, declaró. 

Francisco reivindicó que todos puedan ver “garantizado el ejercicio colectivo de sus derechos” porque así “no solo son libres para realizar sus propias capacidades, sino que también contribuyen al bienestar y al enriquecimiento de la sociedad”. 

Hoy oficiará una multitudinaria misa en el encuentro mundial de familias.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación