Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Papa pide a mafiosos que se conviertan o "terminarán en el infierno"

El pontífice argentino en una ceremonia celebrada este viernes exigió a las personas que participan en la camorra que cambien sus vidas y "dejen de hacer el mal"

Foto tomada de Internet

Foto tomada de Internet

Foto tomada de Internet

El Papa Francisco presidió el viernes una ceremonia anual para recordar a las cientos de personas inocentes asesinadas por la mafia italiana, e hizo un solemne llamamiento a los miembros del crimen organizado para que detengan sus prácticas o de lo contrario "terminarán en el infierno".

La mafia continúa asediando buena parte del sur de Italia. Apenas el lunes, un niño de cuatro años murió a tiros, junto con su madre y su pareja, cerca de la ciudad de Taranto en un presunto ataque de la mafia.

Hacia el final de una emotiva ceremonia en Roma en la que los familiares de las víctimas leyeron los nombres de alrededor de 900 personas asesinadas, el Papa dijo que la mafia "no se compadece ni siquiera de los niños".

"Ustedes tienen ahora el poder y el dinero por sus negocios sucios y muchos crímenes mafiosos, son poder y dinero ensangrentados, y eso no pueden llevárselo a la vida después de la muerte", dijo Francisco en una parroquia de Roma atestada con casi 900 parientes de personas asesinadas, muchos de los cuales llevaban fotografías de sus seres queridos.

"Hombres y mujeres de la mafia. Por favor cambien sus vidas. Conviértanse. Dejen de hacer el mal (...) Aún hay tiempo para evitar el infierno. Eso es lo que les espera si siguen por este camino", agregó el pontífice.

Las palabras del Papa recordaron a las del fallecido Juan Pablo II, quien en 1993 llamó a las bandas mafiosas a "arrepentirse, porque algún día enfrentarán el juicio de Dios".

La postura del pontífice es importante porque, de acuerdo a investigadores, los capos del crimen organizado a menudo buscan establecer lazos cercanos con sacerdotes locales como una forma de mostrar que su autoridad incluso es reconocida por la Iglesia.

Es la primera vez que el Papa asiste al evento anual, que ya lleva 19 años y siempre se realiza en el primer día de la primavera en el Hemisferio Norte como una señal de "esperanza y renacimiento", dijo Luigi Ciotti, el sacerdote de Torino que fundó el grupo contra el crimen organizado Libera, el cual organiza la ceremonia.

"Mi madre perdió la vida en nombre de la democracia, en el nombre de la libertad, y por su compromiso con la sociedad civil", dijo Viviana Matrangola, hija de Renata Fonte, miembro del consejo municipal de la localidad de Nardo que murió a tiros del crimen organizado en 1984.

La mafia controla casi toda la actividad económica y criminal en Calabria, Sicilia y partes de Campania y Apulia, y ha extendido su influencia en Roma y Milán en las últimas dos décadas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación