Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Papa pide "derribar muros de enemistad" a Palestina e Israel

Los presidentes israelí y palestino, durante su reunión con el Pontífice, coincidieron ayer en que sus pueblos desean el diálogo y la paz en Oriente Medio

El encuentro del Papa Francisco, el presidente israelí Shimon Peres y el mandatario palestino Mahmud Abás ocurrió en los jardines del Vaticano, a la sombra de la Basílica de San Pedro. Foto edh / AP

El encuentro del Papa Francisco, el presidente israelí Shimon Peres y el mandatario palestino Mahmud Abás ocurrió en los jardines del Vaticano, a la sombra de la Basílica...

El encuentro del Papa Francisco, el presidente israelí Shimon Peres y el mandatario palestino Mahmud Abás ocurrió en los jardines del Vaticano, a la sombra de la Basílica de San Pedro. Foto edh / AP

EL vaticano. El Papa Francisco se lanzó de frente a las negociaciones de paz en el Medio Oriente el domingo al recibir ayer a los presidentes israelí y palestino en el Vaticano para una tarde de oraciones por la paz, semanas después del fracaso de la última ronda de negociaciones auspiciadas por Estados Unidos.

El presidente israelí Shimon Peres y el mandatario palestino Mahmud Abás se dieron un abrazo en el vestíbulo del hotel del Vaticano donde Francisco vive, bromearon y se sentaron a ambos lados del papa para una hora de oraciones judías, cristianas y musulmanas en los jardines de la Santa Sede.

Francisco se ubicó en la silla central, Shimon Peres a su derecha y Mahmud Abás a su izquierda.

"Estamos reunidos en este lugar, israelíes y palestinos, judíos, cristianos y musulmanes, para ofrecer nuestra oración por la paz, por la Tierra Santa y por todos sus habitantes". Con estas palabras leídas en inglés por una delegada, tras una introducción musical, comenzó en los Jardines Vaticano la ceremonia de invocación por la paz en Medio Oriente.

En su mensaje, Francisco instó a ambos líderes a "derribar los muros de enemistad y tomar el camino del diálogo y de la paz".

"Para hacer la paz se necesita coraje, mucho más que para hacer la guerra", subrayó. "Se necesita coraje para decir sí al encuentro y no al choque, si al diálogo y no a la violencia, si a la negociación y no a la hostilidad, si al respeto de los pactos y no a las provocaciones, si a la sinceridad...", agregó, advirtiendo a los líderes de Israel y de los palestinos que "deben responder" al anhelo de sus pueblos por la paz en Oriente Medio y encontrar "la fortaleza para perseverar en un diálogo sin temor".

El Pontífice, quien fue el artífice de esta celebración al cursar la invitación a Peres y Abás en su viaje a Tierra Santa a finales de mayo, agradeció "desde lo profundo de su corazón" a los presidentes de Israel y de Palestina, por haber aceptado la invitación "a venir aquí para invocar juntos de Dios el don de la paz. Espero que este encuentro sea el comienzo de un camino nuevo a la búsqueda de los que nos une, para superar lo que nos divide".

"Hemos escuchado un llamado y debemos responder. Es el llamado a romper la espiral de odio y violencia, y a romperla con una palabra solamente: la palabra 'hermano'", sostuvo Francisco, mientras Peres y Abás escuchaban con atención y leían las traducciones en tiempo real.

El Sumo Pontífice expresó que los niños que han sido las víctimas inocentes de guerras y conflictos convertían a la búsqueda de la paz en un imperativo.

"El recuerdo de estos niños nos infunde el valor de la paz, la fortaleza de perseverar en el diálogo sin temor", añadió.

El Pontífice habló después de que rabinos judíos, cardenales cristianos e imanes musulmanes leyeron y cantaron extractos del Antiguo Testamento, del Nuevo Testamento y del Corán en italiano, inglés, hebreo y árabe en el primer evento interreligioso de ese tipo en el Vaticano.

Peres, de Israel, de 90 años y cuyo mandato expira el mes próximo, se alejó de su discurso preparado en inglés y hebreo para decir que era un viejo que había "visto la guerra" y "saboreado la paz" y que todos los líderes deben a sus hijos un mejor futuro.

Y agregó: "Dos pueblos –los israelíes y los palestinos— desean todavía ardientemente la paz. Las lágrimas de las madres sobre sus hijos están todavía sobre nuestros corazones. Debemos poner fin a los gritos, a la violencia, al conflicto. Todos nosotros necesitamos la paz. Una paz entre iguales (…). En esta conmovedora ocasión, desbordante de esperanza y llena de fe, elevamos con su santidad una invocación por la paz entre las religiones, las naciones, las comunidades, entre hombres y mujeres. Que la verdadera paz se convierta en nuestra herencia pronto y rápidamente".

Por su parte, Abás, el líder palestino, pidió una "paz justa" para su país y el Medio Oriente. "Señor, concédenos una paz justa para todos, para mi país y para la región. Queremos la paz para nosotros y para nuestros vecinos", dijo al término de la ceremonia.

El Papa Francisco, Shimon Peres y Mahmud Abás, se estrecharon las manos al término de la oración conjunta por la paz en Medio Oriente.

Al gesto se sumó también el patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, lo cual marcó el fin de la esperada ceremonia, realizada en los Jardines Vaticanos.

Finalmente los tres líderes plantaron además un olivo en el lugar.

Más tarde, los cuatro sostuvieron conversaciones privadas por cerca de 20 minutos antes de que los dos presidentes abandonaran el Vaticano.

"La paz es un regalo de Dios, pero necesita de nuestros esfuerzos. Seamos gente de paz en oración y en los hechos", dijo Francisco en un mensaje en Twitter. "La oración es poderosa. Usémosla para llevar la paz al Medio Oriente y al mundo", agregó.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación