Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Papa: "Los comunistas nos han robado bandera de los pobres"

En una entrevista con un diario italiano habla de varios temas

El Papa Francisco durante una misa especial ayer, en la Basílica de San Pedro, en la Ciudad del Vaticano. foto edh / efe

El Papa Francisco durante una misa especial ayer, en la Basílica de San Pedro, en la Ciudad del Vaticano. foto edh / efe

El Papa Francisco durante una misa especial ayer, en la Basílica de San Pedro, en la Ciudad del Vaticano. foto edh / efe

CIUDAD DEL VATICANO. El Papa Francisco, cuyas críticas al capitalismo desbocado han propiciado que se lo acuse de marxista, dijo en una entrevista publicada ayer que los comunistas se han apropiado de la bandera del cristianismo.

El pontífice, de 77 años, concedió una entrevista a Il Messaggero, un diario de Roma, con motivo de la conmemoración del martirio de San Pedro y San Pablo.

El diario le preguntó por una entrada de blog en la revista británica The Economist en la que se afirmaba que parecía un leninista cuando criticaba el capitalismo y pedía una reforma económica radical.

"Solo puedo decir que los comunistas nos han robado la bandera. La bandera de los pobres es cristiana. La pobreza está en el centro de los evangelios", dijo, citando pasajes bíblicos sobre la necesidad de ayudar a los pobres, los enfermos y los necesitados.

"Los comunistas dicen que todo esto es comunismo. Claro, veinte siglos después. Así que cuando hablan, se les puede decir: 'Pero entonces tú eres cristiano'", dijo, riéndose.

Desde su elección en marzo de 2013, el Papa Francisco ha atacado a menudo el sistema económico mundial por su insensibilidad con los pobres y por no hacer suficiente para compartir la riqueza con los que más lo necesitan.

A principios de este mes, criticó por intolerable la riqueza acumulada mediante el lucro financiero y dijo que la especulación con materias primas era un escándalo que afectaba al acceso de los pobres a los alimentos.

Francisco, que ha afrontado temas espinosos como la crisis económica, la explotación de menores o la prostitución, ha sido preguntado sobre si existe una jerarquía de valores que hay que respetar en la gestión de lo público, y ha especificado que hay que "tutelar siempre el bien común" y que esta es "la vocación del político" que incluye "la custodia de la vida y su dignidad".

"No digo que sean todos corruptos, pero creo que sea difícil permanecer honestos en política", ha agregado. Además, ha matizado que hay personas que quieren hacer las cosas "claras" pero que encuentran "dificultades" y es como si fueran "fagocitadas por un fenómeno endémico, a mucho niveles transversal", porque las presiones hacia "una cierta deriva moral" son más "fuertes".

Otros temas

Por otra parte, el Papa condenó la prostitución infantil y recordó que cuando vivía en Buenos Aires sintió "dolor" al enterarse de que había chicas de 12 años que se prostituían en las calles de la ciudad. "Me informé y efectivamente era así. Me provocó dolor. Pero más me dolió ver cómo autos conducidos por ancianos se detenían ante las niñas para pagarles 15 pesos, que después usaban para comprar droga (...). Para mí, esos ancianos también son pederastas", afirmó.

Bergoglio mostró su preocupación por la caída de la natalidad en Europa, un continente que, a su juicio, parece haberse "cansado de ejercer de madre y prefiere hacer de abuela". "El otro día leía una estadística sobre los criterios de compra de la población a nivel mundial. A la alimentación, la vestimenta y la medicina le seguían la cosmética y los gastos para los animales", señaló.

Francisco reconoció que el papel de la mujer —"la cosa más bella que Dios ha hecho"— en el seno de la Iglesia no ocupa el lugar que le corresponde aunque aseguró que actualmente la Iglesia trabaja sobre la teología de la mujer. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación