Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Papa inicia en Ecuador su viaje lleno de expectativa

El secretario de Estado dice que en América Latina se están produciendo cambios políticos

Un cartel con la imagen y palabras del Papa Francisco cuelga en el edificio del Ministerio de Agricultura en Quito, Ecuador. Foto EDH /AP

Un cartel con la imagen y palabras del Papa Francisco cuelga en el edificio del Ministerio de Agricultura en Quito, Ecuador. Foto EDH /AP

Un cartel con la imagen y palabras del Papa Francisco cuelga en el edificio del Ministerio de Agricultura en Quito, Ecuador. Foto EDH /AP

CIUDAD DEL VATICANO. El Papa Francisco emprende hoy su noveno viaje internacional, el más largo de los realizados hasta la fecha y en el que visitará Ecuador, Bolivia y Paraguay, países que conforman "el continente de la esperanza".

El cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, detalló en una entrevista con Radio Vaticano que se trata de un peregrinaje muy deseado por el pontífice y lleno de expectativas para la Iglesia.

Indicó que para comprender su importancia es preciso recordar las palabras del pontífice durante la celebración de la Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe, patrona del continente americano, el pasado 12 de diciembre.

En aquella ocasión, Bergoglio habló del "continente de la esperanza" –término acuñado por Juan Pablo II– y aseguró que de América Latina se esperan "nuevos modelos de desarrollo que conjuguen la tradición cristiana y el progreso civil".

Que unen además "la justicia y la equidad con la reconciliación, el desarrollo científico y el tecnológico con la sabiduría humana y el sufrimiento fecundo con alegre esperanza".

"Esta es la fisonomía de América Latina y también de los tres países que el Santo Padre se prepara para visitar", agregó Parolin.

Para el purpurado, en Latinoamérica se están produciendo cambios económicos, políticos y culturales como la reducción de la pobreza pero, al mismo tiempo, se registra "una progresiva secularización" de la sociedad, sin alcanzar aún los niveles de Occidente.

"Ante estos nuevos escenarios la Iglesia ha escogido la vía de la conversión pastoral, ha optado por la vía de la misión, del compromiso misionero y, en este sentido, puede convertirse en un paradigma para otras partes del mundo", defendió.

En la misma línea se manifestó el secretario de Estado para las Relaciones con los Estados, Paul Richard Gallagher, quien consideró que el objetivo del viaje es "mostrar el modo en el que el Cristianismo puede ofrecer aún una válida contribución al afán de justicia, desarrollo y paz" de dichos países.

"América Latina se presenta actualmente como un laboratorio de ideas y experiencias en el campo político y social dirigidas a individualizar nuevos modelos de democracia y de participación que aseguren una mayor inclusión social", dijo Gallagher a "Avvenire".

Sin embargo se mostró convencido de que se trata de un continente "cada vez menos dispuesto a aceptar en modo dogmático modelos sociales propuestos desde el exterior" y deseoso de "hallar recorridos para un desarrollo acorde a su identidad y su historia".

El papa saldrá desde el aeropuerto romano de Fiumicino y, después de 13 horas de vuelo y más de 10,000 kilómetros pondrá pié en Quito, donde se reunirá con el presidente Rafael Correa.

El mandatario dijo ayer con la visita papal espera que bajen las tensiones en Ecuador.

"Ojalá que la venida del papa Francisco haga que bajen las pasiones políticas", expresó Correa. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación