Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Papa Francisco recibirá a Raúl Castro el domingo

Según el portavoz del Vaticano, el dictador será recibido para conversaciones estrictamente privadas.

El Papa saluda a los fieles en la plaza de San Pedro.

El Papa saluda a los fieles en la plaza de San Pedro.

El Papa saluda a los fieles en la plaza de San Pedro.

CIUDAD DEL VATICANO. El Papa recibirá el próximo domingo en el Vaticano al dictador cubano, Raúl Castro, una visita que se enmarca en el acercamiento que han emprendido Estados Unidos y la isla caribeña y en el que la función de Francisco ha sido esencial.

A última hora de ayer por la tarde y con un escueto comunicado, el portavoz vaticano, Federico Lombardi, confirmó que Castro mantendrá el 10 de mayo un encuentro "estrictamente privado" con el pontífice en un estudio del aula Pablo VI, dentro de los muros vaticanos.

"Como sabemos, el presidente Raúl Castro ha agradecido públicamente al Papa su papel en el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos y el Papa acudirá en septiembre a la isla caribeña antes de viajar a Estados Unidos", dice la nota.

Esta será la segunda visita de un Castro a la Santa Sede, tras la efectuada por Fidel en noviembre de 1996, durante el papado del hoy santo Juan Pablo II, y constituirá, además, un nuevo paso en las relaciones bilaterales, que pasaron por todo tipo de tensiones en los primeros años de la revolución pero que jamás se interrumpieron.

Raúl, hermano y sucesor de Fidel, llegará al Vaticano tras viajar a Rusia para reunirse con las autoridades de Moscú y para asistir el 9 de mayo a los actos de conmemoración del 70 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

La etapa de Castro en el Vaticano no puede desvincularse del proceso de acercamiento entre Washington y La Habana, en el que el que ha ejercido una función determinante el pontífice argentino, que ha hecho de la "cultura del encuentro" una de las consigas de su ministerio.

El pasado diciembre, tanto Castro como el presidente estadounidense, Barack Obama, anunciaron al mundo el deshielo en sus relaciones diplomáticas, un conflicto heredado de la Guerra Fría, y sorprendieron al mundo al encomiar la labor de mediación del Papa.

La Santa Sede confirmó que, en los meses previos al anuncio, el Papa escribió varias misivas a ambos gobernantes para invitarles a "resolver cuestiones humanitarias de común interés, como la situación de algunos detenidos".

El dictador cubano agradeció el apoyo del Vaticano en el "mejoramiento de las relaciones" entre los dos países vecinos mientras que Obama, por su parte, destacó la implicación "personal" del papa en las negociaciones. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación