Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Papa Francisco: "Nunca terminen el día sin hacer las paces"

El Papa afirmó hoy en el día de la amistad que no existe el hombre perfecto, ni la mujer perfecta. "No hablemos de la suegra perfecta", dijo

El papa saluda durante una audiencia con motivo del día de San Valentín en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, donde se reunió con 20.000 parejas de 28 países FOTO EDH Efe.

El papa saluda durante una audiencia con motivo del día de San Valentín en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, donde se reunió con 20.000 parejas...

El papa saluda durante una audiencia con motivo del día de San Valentín en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, donde se reunió con 20.000 parejas de 28 países FOTO EDH Efe.

En el marco del Día de San Valentín y ante miles de parejas de novios reunidos en la Plaza San Pedro, el papa Francisco se pronunció hoy en contra de la violencia de género y familiar y dijo que "el amor verdadero no se impone con dureza y agresividad", sino "con cortesía".

"Hoy en nuestras familias, en nuestro mundo, a menudo violento y arrogante, hace falta mucha más cortesía. Y esto puede comenzar en casa", dijo Francisco aludiendo a lo que consideró "secreto" del amor.

Francisco recordó a los jóvenes la necesidad de usar siempre las palabras "permiso, gracias y perdón".

"Pedir permiso -explicó- significa saber entrar con cortesía en la vida de los otros. A veces en cambio se usan modos un poco pesados, como algunos zapatones de montaña".

Además la "gratitud", afirmó, es "una flor que crece en tierra noble: es necesaria la nobleza del alma para que crezca esta flor".

"Decirse gracias mutuamente, para cada cosa. No es una palabra amable que hay que usar con los extraños, para ser educados. Hay que saber decirse gracias, para avanzar bien juntos", agregó Francisco.

El otro consejo es pedir siempre perdón, según el Sumo Pontífice.

"En general cada uno de nosotros está listo para acusar al otro y justificarse a sí mismo. Es un instinto que está en el origen de muchos desastres. Aprendamos a reconocer nuestros errores y a pedir disculpas", resaltó.

"También así -dijo- crece una familia cristiana. Sabemos todos que no existe la familia perfecta, y ni siquiera el marido perfecto, o la esposa perfecta".

"­No hablemos de la suegra perfecta", agregó el Papa con una sonrisa.

Francisco admitió que "es habitual pelear entre esposos" y puede ocurrir también que "vuele algún plato".

"Pero por favor recuerden esto, nunca terminen el día sin hacer las paces. Este es un secreto, un secreto para conservar el amor", sugirió.

"Si terminas el día sin hacer las paces -concluyó- lo que tienes dentro al día siguiente es frío, es duro, es más difícil hacer las paces. Si aprendemos a pedirnos perdón y a perdonarnos mutuamente el matrimonio durará e irá hacia adelante".(Télam)

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación