Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Papa Francisco, avergonzado por los escándalos de los sacerdotes

"En vez de dar el pan de la vida y de la verdad, dan de comer el alimento envenenado", señaló el pontífice esta mañana en su homilía refiriéndose a los religiosos protagonistas de los abusos sexuales a menores

El Papa Francisco reunido con niños en el Vaticano. FOTO Reuters

El Papa Francisco reunido con niños en el Vaticano. FOTO Reuters

El Papa Francisco reunido con niños en el Vaticano. FOTO Reuters

Ciudad del Vaticano - Durante su homilía, en la tradicional misa matutina de las siete de la mañana, celebrada en la Domus Santa Marta, el Papa Francisco, hizo referencia a los alarmantes casos de abusos sexuales a menores protagonizados por sacerdotes. Instó con fuerza a preguntarse "si nos avergonzamos de verdad de los escándalos de sacerdotes", ya que el problema no será erradicado mientras haya indiferencia o encubrimiento de las conductas delictivas.

El pontífice argentino, con motivo de la lectura del día, afirmó estar avergonzado por los múltiples escándalos que se han producido en el seno de la iglesia católica. "Pero, ¿nos avergonzamos? Tantos escándalos que yo no quiero mencionar singularmente, pero que todos sabemos cuáles... Escándalos, en los que algunos han tenido que pagar caro: ¡Y eso está bien! Se debe hacer así... ¡La vergüenza de la Iglesia!", exclamó. Además, entre sus declaraciones publicadas por Radio Vaticano, Francisco añadió que los culpables "no tenían una relación con Dios. Tenían una posición en la Iglesia, una posición de poder, y también de comodidad, pero no la palabra de Dios".

Asimismo, se compadeció del dolor sufrido por las víctimas y criticó la falta de arrepentimiento de quienes han realizado los abusos, y reiteró «Pero, ¿nos hemos sentido avergonzados por esos escándalos, por esas derrotas de sacerdotes, de obispos, de laicos?

Refiriéndose al daño causado a los fieles, y utilizando la metáfora "pan envenenado" agregó : "¡Pobrecillos! ¡Pobrecillos! No les damos de comer el pan de la vida y de la verdad. ¡Y llegamos a darles de comer tantas veces alimento envenenado!"

Francisco, denunció todos estos actos con motivo de la lectura del día sobre la dura derrota de los israelitas por los filisteos. Pero no ha sido la única que ha promulgado en sus homilías, ya que el pasado martes también hizo referencia a la "figura del cristiano corrupto", sacerdotes, obispos y laicos que aprovechan sus situación y sus privilegios.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación