Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

México

Papa alerta: la precariedad y el aislamiento amenazan a la familia

Además, el Pontífice rindió homenaje a los indígenas  y lamentó su exclusión y el maltrato a su cultura

El Papa Francisco durante la misa que ofició en San Cristóbal de las Casas.

El Papa Francisco durante la misa que ofició en San Cristóbal de las Casas,  con la participación de las comunidades indígenas de todo México.    | Foto por Agencia EFE

El Papa Francisco durante la misa que ofició en San Cristóbal de las Casas,  con la participación de las comunidades indígenas de todo México.   

TUXTLA GUTIÉRREZ. La precariedad y el aislamiento son los mayores peligros para la familia, dijo ayer el papa Francisco durante su el Encuentro con las Familias celebrado en el estadio “Víctor Manuel Reyna” de Tuxtla Gutiérrez, donde miles de personas se dieron cita para participar en el evento.

 “Hoy en día vemos y vivimos por distintos frentes cómo la familia está siendo debilitada, cuestionada. Cómo se cree que es un modelo que ya pasó y que no tiene espacio en nuestras sociedades que, bajo la pretensión de modernidad, propician cada vez más un modelo basado en el aislamiento”, dijo el obispo de Roma.

Francisco dijo que la precariedad conduce primero a la desesperación de carecer de lo mínimo para vivir y luego al aislamiento que siempre es un mal consejero.

 “La precariedad no sólo amenaza el estómago, y eso es ya decir mucho, sino que puede amenazar el alma, nos puede desmotivar, sacar fuerza y tentar con caminos o alternativas de aparente solución, pero que al final no solucionan nada”.

 La actitud para enfrentar a estas amenazas debe de venir de dos niveles, añadió el Papa, el primero de ellos desde las legislaciones que protejan y garanticen los mínimos necesarios de cada hogar, y también el compromiso social que cada persona debe de presentar ante la adversidad.

En su mensaje, el líder de la iglesia católica reconoció que vivir en familia es complicado, pero siempre tendrá fe en aquellas que pese a estar heridas todos los días intentan conjugar el amor a una que por miedo a demostrar su amor se quedan en el aislamiento, que prefiere viajar a tener hijos cuando es tiempo, y que cuando los quieren ya no pueden. 

“Prefiero una familia con rostro cansado por la entrega a rostros maquillados que no han sabido de ternura y compasión”, indicó Francisco.

 Asimismo, dijo que es mentira  que una familia perfecta nunca discute, “el único consejo es que no terminen el día sin hacer paz”.

El Papa agradeció los testimonios de las familias, en especial de la familia de Manuel, un chico discapacitado quien fue acompañado por sus padres.     “Los padres de rodillas frente al hijo que está enfermo, qué imagen. Yo sé que tienen problemas, qué marido y qué mujer no se pelean y más cuando se mete la suegra, pero se aman”, añadió.    

  Al concluir el encuentro, y con el calor a tope, el Pontífice recorrió más de 8 km para saludar a la gente y de allí se trasladó en un convoy, rumbo al aeropuerto para retornar a la ciudad de México.  

Ayer por la mañana, Francisco se dedicó a rendir homenaje a los indígenas mexicanos y en general a todos los de América Latina, ensalzando su cultura, lamentando su exclusión y elogiando su defensa de la naturaleza. 

“Tatic” Francisco (“padre” Francisco, como le llamaron en lengua Tzotzil) viajó a San Cristóbal de las Casas, en el Estado de Chiapas, para celebrar una misa y dedicarles la homilía. 

Francisco quiso incluir en su viaje a México el sureño estado de Chiapas, fronterizo con Guatemala, que no habían visitado sus predecesores, y con ello rendir homenaje a los 11 millones de indígenas del país, frecuentemente marginados y olvidados.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación