Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Papa aborda con Maduro la situación política de Venezuela

El Pontífice solicitó ayer a Nicolás Maduro un diálogo sincero entre el episcopado venezolano y el gobierno.

El gobernante venezolano Nicolás Maduro (izquierda) y el Papa Francisco. foto edh / reuters

El gobernante venezolano Nicolás Maduro (izquierda) y el Papa Francisco. foto edh / reuters

El gobernante venezolano Nicolás Maduro (izquierda) y el Papa Francisco. foto edh / reuters

ROMA. El Papa Francisco recibió ayer en audiencia privada al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con el que abordó la grave crisis política en ese país sudamericano tras las reñidas elecciones de abril, así como los avances en la lucha contra la pobreza, la criminalidad y el narcotráfico.

El "cordial" encuentro entre el primer pontífice latinoamericano de la historia y el delfín de Hugo Chávez se celebró en la biblioteca privada del Papa, en el segundo piso del palacio apostólico, y duró 20 minutos, el lapso de tiempo que suelen durar las audiencias privadas con los jefes de Estado.

Abordaron sin tapujos "la situación social y política de Venezuela después de la reciente desaparición del expresidente Hugo Chávez", reconoce la nota divulgada por la oficina de prensa de la Santa Sede, y analizaron también "algunas problemáticas actuales, como la pobreza, la lucha contra la criminalidad y el narcotráfico", precisa el comunicado.

"Es un honor conocerlo. Me impresiona mucho. Estoy feliz de estar aquí y sobre todo de conocerlo. Gracias por todo lo que está haciendo", dijo con tono emocionado Maduro.

Hablaron también del "proceso de paz en Colombia" y sus repercusiones para la región, así como del papel de la Iglesia venezolana y su aporte a sectores como educación y salud.

Convinieron en que "es necesario un diálogo sincero y constante entre la Conferencia Episcopal y el Estado para el desarrollo de toda nación", sostiene el comunicado vaticano, con el que se entiende dejar atrás los años marcados por las tensas relaciones entre la jerarquía de la Iglesia local y el gobierno del fallecido expresidente Chávez (1999-2013).

Maduro regaló al Papa un retrato de Simón Bolívar, un cuadro de la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela, y una estatua del médico José Gregorio Hernández (1864-1919), venerado como un santo en Venezuela y Colombia, a quien le atribuyen cientos de curaciones milagrosas.

"Esperamos que sea canonizado. Es el santo de los pobres", le dijo Maduro al pontífice, quien al término del encuentro, a pedido del mandatario, lo bendijo en la frente.

Un diputado opositor, Edgar Zambrano, quien se ocupa de personas detenidas por razones políticas, va a ser recibido por autoridades del Vaticano un día después de la visita de Maduro, en una demostración más de la voluntad de la jerarquía de la Iglesia de servir como mediadora y favorecer el diálogo entre las partes.

El mismo Francisco se vio obligado a llamar a la reconciliación para superar la crisis política desatada por las elecciones de abril. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación