Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El País: Maduro nuevo magnate de medios

Planea partida de $508 millones para medios estatales

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante el acto de clausura del Primer Congreso de Trabajadores de la clase obrera este lunes en Caracas. Venezuela atraviesa una crisis económica que se ha agudizado en los últimos meses. Foto edh /EFE

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante el acto de clausura del Primer Congreso de Trabajadores de la clase obrera este lunes en Caracas. Venezuela atraviesa una crisis...

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante el acto de clausura del Primer Congreso de Trabajadores de la clase obrera este lunes en Caracas. Venezuela atraviesa una crisis económica que se ha agudizado en los últimos meses. Foto edh /EFE

CARACAS. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, reforzará en 2015 el aparato estatal de propaganda chavista con poco más de 500 millones de dólares, en contraste con la crisis que atraviesa Venezuela, publicó ayer el periódico español El País.

"En Venezuela ha surgido un nuevo magnate de medios: el Estado", dice la publicación.

Y añade que en mitad de una crisis económica que ahoga las finanzas públicas, el gobierno chavista cuenta con una red de 14 canales de televisión, una red global por satélite (TeleSur), cuatro periódicos —y pronto, un quinto rotativo— y decenas de emisoras de radio, en un grupo mediático destinado a "promover la gestión del Gobierno, los valores socialistas e impulsar la revolución", como reza el Presupuesto presentado recientemente por el Ejecutivo para 2015.

El diario apunta que para financiar sólo una parte de ese conglomerado de medios, el Gobierno de Maduro prevé gastar el otro año 3,600 millones de bolívares, que serían más de $508 millones, según la tasa oficial de cambio menor en Venezuela.

El País también explica que el chavismo "se dispone a aprobar con su mayoría parlamentaria una ley que le permitirá aportar fondos de manera directa a más de 500 emisoras comunitarias que le son afectas, sin tener que pasar por las autoridades locales".

Los 3,600 millones de bolívares asignados en el Presupuesto superan las partidas previstas para el Poder Judicial y el Poder Electoral, dos de los cinco poderes del Estado según la Constitución vigente desde 1999, detalla el medio.

A manera de ejemplo, el artículo de El País menciona que en 2015 se celebrarán elecciones para renovar el Parlamento, la cual es una ocasión que regularmente exigiría recursos adicionales para el Consejo Nacional Electoral (CNE), núcleo de ese poder, pero el chavismo contempla menos fondos para ese rubro.

Las cifras citadas por el diario español fueron recolectadas en un estudio del académico Marcelino Bisbal, director de los Estudios de Posgrado en Comunicación de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) de Caracas.

"Tomamos todos los renglones destinados a comunicación de los distintos entes en la Ley de Presupuesto y, desde luego, la mayor partida corresponde al Ministerio de Información y Comunicación", dice el investigador, según la publicación.

También indica que en el presupuesto, de acuerdo al estudio, no se especifican los desembolsos o para la Corporación Maneiro, que es el ente encargado de importar papel de prensa.

El diario venezolano El Nacional publicó que el monto que Maduro planea destinar a financiar apenas una fracción de los medios estatales, bastaría para costear la construcción de 301 escuelas en Venezuela.

"En la distribución de recursos, en cualquier caso, la Administración revolucionaria refleja las prioridades de su proyecto: destina a TeleSur, su canal internacional, un 75 % más que el dinero reservado para Tves (Televisora Venezolana Social), la emisora que en 2007 improvisó para ocupar la frecuencia tradicionalmente asignada a RCTV, un canal privado al que el fallecido presidente Hugo Chávez sancionó y obligó a desaparecer del aire", dice la publicación de El País.

El periódico español reseña que desde que Chávez llegó al poder consideró el terreno mediático como un campo de batalla crucial y su consigna era hacerse con un arsenal de medios propios; de esa manera evitaría las críticas a su modelo político.

El académico explica que el elevado gasto oficial en el aparato de propaganda "no guarda ninguna relación con los escasos índices de audiencia de los medios del Estado" y asegura que, más bien, la lógica para medir la eficiencia de esa inversión se corresponde más con "una voluntad de copar todos los espacios de la vida pública".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación