Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ordenan a tropas norcoreanas estar listas para combatir

Seúl y Washington han redoblado la vigilancia sobre Corea del Norte tras la ejecución del tío del dictador del país comunista.

Foto facilitada por la agencia estatal de noticias KCNA, que muestra al dictador norcoreano, Kim Jong-un (c). foto edh / efe

Foto facilitada por la agencia estatal de noticias KCNA, que muestra al dictador norcoreano, Kim Jong-un (c). foto edh / efe

Foto facilitada por la agencia estatal de noticias KCNA, que muestra al dictador norcoreano, Kim Jong-un (c). foto edh / efe

SEÚL. El dictador norcoreano, Kim Jong-un, instó a sus tropas a estar preparadas "para el combate" durante una visita a una unidad del Ejército, en un momento de renovada tensión en la península tras la reciente ejecución de su tío y número dos del régimen, Jang Song-thaek, informó ayer la agencia KCNA.

Kim visitó el mando de la unidad 526, cerca de la ciudad portuaria de Nampo (oeste del país), en la víspera, el mismo día en que su difunto padre, Kim Jong-il, fue nombrado comandante supremo del Ejército Popular de Corea en 1991, recordó la agencia estatal de noticias norcoreana.

El dirigente norcoreano instó a la unidad "a esforzarse al máximo para estar preparada para el combate", según la nota, "teniendo siempre en cuenta que una guerra puede desatarse sin previo aviso".

Su discurso coincide con la creciente sospecha de que Pyongyang prepara un cuarto ensayo nuclear tras los realizados en los años 2006, 2009 y 2013.

Nuevos trabajos han sido detectados en instalaciones nucleares norcoreanas desde el pasado mes de octubre y todo indica que se han intensificado en los últimos días. Los servicios de inteligencia de Corea del Sur creen que Pyongyang ha completado dos túneles que podrían ser utilizados para llevar a cabo un ensayo nuclear subterráneo y que sus ingenieros se encuentran construyendo un tercero.

El joven dictador, que se cree tiene en torno a 30 años, estuvo acompañado en la visita por altos funcionarios y jefes militares, entre los que se incluían Choe Ryong-hae, director del buró político militar, y Ri Yong-gil, jefe del Estado Mayor norcoreano.

Choe es considerado por muchos el nuevo número dos del régimen tras la reciente ejecución de tío del actual líder, Jang Song-thaek.

Esta inspección militar de Kim coincidió con la que la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, realizó ayer a una unidad en primera línea de defensa surcoreana, la primera de este tipo desde que asumiera el cargo en febrero.

Park animó a los militares a responder "con firmeza y sin piedad" a cualquier agresión de Corea del Norte, en un momento en que Seúl teme "provocaciones" militares por parte del país comunista.

Seúl y Washington han redoblado recientemente la vigilancia sobre Corea del Norte, ya que consideran que Pyongyang podría recurrir a una de estas provocaciones para incrementar la tensión y desviar así la atención de la impactante ejecución de Jang en el ámbito doméstico.

Este suceso ha supuesto el mayor cambio político en Corea del Norte desde la muerte de Kim Jong-il, padre de Kim Jong-un, en diciembre de 2011. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación