Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La oposición le gana las 2 principales alcaldías a Correa

El gobernante ecuatoriano reconoció anoche los reveses

Rafael Correa intentó en los últimos días convencer a los votantes de que en Quito, "el corazón de la revolución", se jugaba el futuro de su proyecto de izquierda. Foto EDH / Internet

Rafael Correa intentó en los últimos días convencer a los votantes de que en Quito, "el corazón de la revolución", se jugaba el futuro de su proyecto de...

Rafael Correa intentó en los últimos días convencer a los votantes de que en Quito, \"el corazón de la revolución\", se jugaba el futuro de su proyecto de izquierda. Foto EDH / Internet

ECUADOR. La oposición ganó las alcaldías de Quito y Guayaquil, las dos principales ciudades de Ecuador, en las elecciones celebradas hoy en el país, según sondeos a boca de urna dados a conocer tras el cierre de las mesas electorales.

En la capital, Quito, el opositor Mauricio Rodas habría conseguido el cargo con el 58.07 % de los votos, frente al 39.61 % obtenido por el actual alcalde, el oficialista Augusto Barrera, señala un sondeo de la firma Market citado por el canal Ecuavisa.

En Guayaquil, también según Market, el actual alcalde, el opositor Jaime Nebot, consiguió la reelección con el 60.2 % de los sufragios frente al 36.5 % de la oficialista Viviana Bonilla.

En Cuenca, Marcelo Cabrera sobrepasó al candidato del gobierno y actual alcalde Paúl Granda, con 50.6 % frente a un 44.9 %, respectivamente, de acuerdo con Cedatos.

Rodas aseguró en su central política que "hoy iniciamos una nueva etapa para Quito, una etapa en la que la alcaldía va a escuchar a los ciudadanos".

Ratificó su "disposición a trabajar de manera coordinada con el presidente de la República" y todos los funcionarios del Estado, "en servicio de los quiteños por su progreso, por su desarrollo".

En tanto, desde la sede del movimiento de gobierno Alianza País, el presidente Rafael Correa, con un rostro serio, reconoció que "hemos tenido un revés en la capital que habrá que analizar", pero destacó el triunfo en otras jurisdicciones como el de la prefectura de Pichincha, en la que el candidato a la reelección de la prefectura, el oficialista Gustavo Baroja obtuvo, según Cedatos, venció con un 58.7% de los votos a su inmediato seguidor, Rodrigo Gómez, que alcanzó 34.3 %.

Por su parte, Barrera dijo que este ha sido un día "triste", y admitió que "hemos tenido errores en la gestión y probablemente en la campaña. Quiero asumir absolutamente la responsabilidad", acotó.

En Guayaquil, en medio de un ambiente triunfalista, Nebot aseguró a la ciudadanía que "este es su triunfo. Soy el instrumento que ustedes han vuelto a escoger para seguir haciendo realidad todos nuestros sueños. No solo porque hemos derrotado al verdadero candidato al presidente Rafael Correa, no solamente porque hemos derrotado a todo el aparato del Estado que sin rubor, sin pudor, sin vergüenza, usó toda su maquinaria". Nebot felicitó a Rodas por su triunfo en la capital.

Si los datos de las firmas privadas se ratifican oficialmente, el gobierno habrá sufrido un revés por primera vez en siete años de gobierno y tras nueve procesos electorales victoriosos, en los que se ha alzado con la mayoría de dignidades.

Para Medardo Oleas, analista político, el panorama en estas elecciones obedece a que si bien "la ciudadanía está de acuerdo con muchas de las acciones del proyecto de gobierno y da apoyo a Rafael Correa, también quiere que el país reciba una bocanada de aire fresco, con nuevos líderes en las ciudades".

Añadió que en el caso de Quito, Correa hizo caso omiso del pedido de "gente que le decía: presidente a usted le apoyamos pero cambie el candidato a alcalde", pues en esta ciudad "no se ha dado solución a los grandes problemas", como por ejemplo el de movilidad, acotó.

En cuanto a Guayaquil, afirmó que Nebot representa para la ciudadanía la diferencia con las administraciones anteriores en las que se llegó a situaciones extremas, como que la basura se acumulaba en las calles, por lo que hoy se pretende dar una continuidad a una política de regeneración. Sin embargo, este será el último período del socialcristiano por norma legal. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación