Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Con 112 escaños por 51 oficialistas

Oposición asegura que ganó dos tercios de la Asamblea

La revocación de Nicolás Maduro y amnistía política, principales objetivos de la oposición

ctv-1n4-venezuelamapa-oka

CARACAS. La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), aseguró ayer que ha conseguido 112 diputados en la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, con lo que alcanza los dos tercios de la Cámara, y que aún quedan por contabilizar cuatro escaños.

“Esta ventaja de 112 a 51 (que ha obtenido el gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV) se logra con una ventaja nacional de algo más de dos millones de votos”, dijo en rueda de prensa el miembro del Comité Ejecutivo de la jefatura de la de la campaña de la MUD Enrique Márquez.

También anunció que de esos cuatro diputados que permanecen indefinidos dos serían del estado Lara y el resto de Guárico y Portuguesa.

Tanto Márquez como el secretario ejecutivo de la alianza opositora, Jesús Torrealba, calificaron como “mezquino” el retraso del Consejo Nacional Electoral (CNE) en anunciar los resultados que dan a la MUD “la mayoría calificada”.

De acuerdo al primer boletín del CNE, la oposición logró 99 diputados y el oficialismo 46.

Según el CNE, aún quedan por adjudicar 22 escaños cuyos resultados con ese porcentaje de escrutinio no muestran todavía una tendencia “irreversible”, algo obligatorio por normativa electoral en Venezuela para poder anunciarlos.

El CNE no dijo cuándo anunciará los resultados para los 22 votos restantes.

Escenarios

Teniendo mayoría calificada (101 diputados) en el parlamento, la oposición puede revertir cualquier “locura” o “fantasía” -como nombrar nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia o asignarse poderes especiales- que se le ocurra imponer a Maduro en las tres semanas que restan para la instalación de la nueva Asamblea Nacional el 5 de enero. 

Además, sancionar leyes habilitantes, remover miembros de el CNE y el TSJ y vetar a ministros y vicepresidente.

Esa mayoría calificada puede obligar al Maduro a ceder ante la oposición para garantizar la estabilidad de gabinete.

El último escenario es la mayoría calificada de dos tercios (111 diputados), que le permite al Parlamento revisar tratados internacionales como Petrocaribe, intervenir leyes orgánicas como el control de precios y cambios, promover una reforma constitucional o una asamblea constituyente y hasta remover a las cúpulas del TSJ y los poderes públicos.

Eso sería un cambio del panorama político venezolano.

Además,  podría reformar la Constitución venezolana,  convocar una Asamblea Constituyente y remover a los miembros del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Alberto Arteaga Sánchez, abogado penalista, señala que esta nueva Asamblea podrá «ejercer el debido control sobre el gobierno y la administración pública Nacional como exigencia de la necesaria limitación en un sistema presidencialista proclive al abuso del poder”.

El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, retuvo su escaño, pero está en duda si con la mayoría opositora en el parlamento podría perder su cargo.

Lo que viene

La oposición ha dicho que buscará  en primera instancia: promulgar una ley de amnistía que permita la liberación de los llamados presos políticos, la revocación del gobernante de Venezuela, Nicolás Maduro y aprobar una ley que reactive la producción nacional.

De paso, también asegura que busca “devolverle la democracia al país”, pues considera que las instituciones del Estado se han politizado y perdido su autonomía.

El coordinador político de Causa R, Manuel Rodríguez, cree que finalmente con los 112 diputados les permitirá pedir un “referéndum revocatorio al presidente Maduro”, “la carta magna nos lo permite y lo vamos a hacer”, dijo.

Según la constitución venezolana, promulgada en diciembre de 1999, con 110 diputados (la mayoría más cualificada) se puede iniciar la revocación del presidente de la República, los gobernadores y los alcaldes.

“Vamos a empezar a rescatar la independencia de los poderes para devolverles a los venezolanos el derecho a poder opinar, el derecho a poder elegir”, afirmó  el coordinador de Acción Democrática, Luis Manresa, quien destacó la unidad de la MUD; “lo único que hay es unidad por una Venezuela libre”, dijo.

Al tratarse de una elección de medio término y de renovación de la legislatura, el cargo de Nicolás Maduro como presidente no corre en principio peligro, pero tendrá que lidiar con un Congreso adverso, algo que el chavismo nunca había vivido.

Por tanto, según analistas, Maduro se ha convertido en el gran derrotado de unas elecciones parlamentarias que también se han convertido en un plebiscito sobre su gestión

La nueva Asamblea, propondrá también “políticas macroeconómicas de calidad” y derogar la llamada “ley del precio justo”, una de las principales causas del desabastecimiento en el país latinoamericano, según el coordinador de Vente Venezuela (partido fundado por Corina Machado) Cristofer Correia.

Mientras, los seis ex presidentes latinoamericanos invitados por la oposición venezolana a los comicios legislativos de este domingo dijeron hoy que esperan que el escrutinio final “sea fiel reflejo de la voluntad” de los electores del país caribeño.

“Estaremos atentos a que los boletines finales del CNE sean fiel reflejo de la voluntad de los electores en todas las circunscripciones, y en las que hubiese duda que se verifique, que se cuenten los votos”, expresaron en un comunicado. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación