Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ONU teme por los derechos humanos en Venezuela

Renuncia a Convención puede impactar negativamente en el país

Los venezolanos han pedido en reiteradas ocasiones por la defensa de la constitución y la libertad de expresión. foto edh/archivo

Los venezolanos han pedido en reiteradas ocasiones por la defensa de la constitución y la libertad de expresión. foto edh/archivo

Los venezolanos han pedido en reiteradas ocasiones por la defensa de la constitución y la libertad de expresión. foto edh/archivo

GINEBRA. La Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los derechos humanos expresó ayer su preocupación por el abandono de Venezuela de la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH), anunciada el año pasado y efectiva desde ayer.

"Creemos que puede tener un impacto muy negativo en la situación de los derechos fundamentales en el país y en su región", señaló en Ginebra el portavoz de la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los derechos humanos, Rupert Colville.

"Desde aquí animamos al Gobierno venezolano y al resto de estados latinoamericanos a seguir cooperando con todos los mecanismos internacionales de protección de los derechos humanos", indicó Colville.

Desde el Alto Comisariado, urgieron al Ejecutivo venezolano a no tomar ninguna otra medida que debilite la protección de los derechos humanos de los venezolanos.

Colville añadió que esta Convención, apoyada en organismos como la Corte y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, juega un papel crucial a la hora de promover y proteger estos derechos en toda la región, además de reforzar los estándares internacionales.

También la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) manifestó "gran inquietud" por las consecuencias de la retirada de Venezuela de la CADH, ya que constituye "un error histórico" y afectará a las víctimas y a las organizaciones que las representan.

"Esta decisión representa un grave retroceso en el derecho a la justicia, en la medida en que las víctimas de graves violaciones de los derechos humanos cometidos en Venezuela y las organizaciones que las representan ya no podrán recurrir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) cuando se agoten las vías de recurso interno", señaló en un comunicado la FIDH.

De hecho, la oposición venezolana denunció ayer que la retirada de Venezuela de la CADH deja a los ciudadanos en una situación de "indefensión", pues a su juicio no hay separación de poderes.

La decisión de retirarse, tomada por Hugo Chávez hace un año y secundada por su sucesor en la Presidencia, Nicolás Maduro, es "una de las acciones más graves realizadas en contra de la protección de los derechos humanos", señala un comunicado de la alianza de partidos opositores Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

No se puede desligar

Pese a retirarse, la CIDH afirmó que Venezuela seguirá sujeta a su jurisdicción como Estado miembro de la OEA (Organización de Estados Americanos) y manifestó su "profunda preocupación" por esa decisión.

"Venezuela, como Estado miembro de la OEA, seguirá sujeta a la jurisdicción de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a las obligaciones que le imponen la Carta de la OEA y la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, suscritas por el Estado de Venezuela en 1948", indicó el organismo.

Eso lo sabe bien Venezuela, ya que el canciller Elías Jaua, dijo ayer que su país sigue siendo miembro del sistema de protección internacional de derechos humanos y de la OEA pese a renunciar a la CADH.

El canciller señaló que "por lo tanto" Venezuela está obligada a seguir cumpliendo los principios establecidos en la carta de fundación de la OEA.

Y resaltó que han ratificado el protocolo del Mercado Común del Sur (Mercosur) en protección de derechos humanos. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación