Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ONU condena restricciones a la libre expresión en Ecuador

El mandatario Rafael Correa ha iniciado el cierre de Fundamedios

PIDEN CAMBIOS

El miércoles pasado, ecuatorianos protestaron contra las políticas de Rafael Correa. | Foto por EFE

GINEBRA. Un grupo de expertos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos denunciaron las normas vigentes en Ecuador que vulneran la libertad de expresión y asociación en el país, entre ellas un decreto que establece “restricciones inaceptables” de ambos derechos. 

De manera directa, reclamaron que se detenga el procedimiento de disolución de Fundamedios, a la que calificaron de “destacada organización de la sociedad civil dedicada a la promoción de la libertad de expresión y de medios”. 

La Secretaría Nacional de Comunicación (SECOM) de Ecuador inició un proceso de disolución en su contra tras acusarla de actividad política, en violación de sus propios estatutos.

Los expertos de Naciones Unidas dijeron que el decreto en el que se basa la SECOM otorga a las autoridades poder para cerrar organizaciones en función de condiciones “amplias y ambiguas”. 

Concretar el cierre de Fundamedios supondría una “violación de los estándares internacionales de derechos humanos”, opinaron los relatores sobre la libertad de reunión y asociación, Marina Kiai; sobre libertad de expresión y opinión, David Kaye; y sobre la situación de los defensores de los derechos humanos, Michael Forst.

Se unieron a esta declaración los relatores de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), José Orozco Henríquez y Edison Lanza. 

Según estos especialistas en derechos humanos, es “la acción del gobierno la que tiene tintes políticos más fuertes”. 

Aclararon que la razón fundamental citada para disolver Fundamedios puede ser utilizada para obstaculizar el ejercicio legítimo de la libertad de expresión. 

Por ello, pidieron al Gobierno ecuatoriano que desista de esa intención, que garantice los derechos de asociación y de libre expresión y le ofreció su asistencia técnica en estas cuestiones, si la requiere. 

“Las personas que se constituyen en una asociación tienen el derecho a tener opiniones y difundir informaciones de toda índole, incluso políticas, sin interferencia del Estado”, subrayaron. 

Continuaron señalando que “el discurso no puede ser reprimido simplemente porque puede ser interpretado como político”. 

La SECOM notificó el pasado día 8 a Fundamedios del proceso de disolución por haber difundido mensajes con supuesto contenido político y le daba diez días para que presentar su defensa. 

En respuesta, la organización civil solicitó esta semana que se garantice el debido proceso en su caso, que se aporten pruebas de sus presuntas actividades y declaró su derecho a resistir “a acciones u omisiones del poder público” que van en contra de los derechos constitucionalmente garantizados. 

Los expertos de la ONU y el CIDH recordaron que las normas invocadas en este caso fueron las mismas que condujeron a fines de 2013 al cierre de otra importante ONG.

SIP y EEUU, preocupados

No es la primera vez que alguien alza la voz para denunciar las graves amenazas a la libertad de expresión en Ecuador.

Ya la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y el mismo Departamento de Estado de los Estados Unidos mostraron su preocupación por el proceso de cierre de Fundamedios la semana pasada.

Es frecuente cómo, además, el gobernante Rafael Correa amedrenta a los medios críticos con su gestión con millonarias demandas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación