Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La ONU con Siria, Irán y espionaje de EE.UU. como ejes

Washington y Teherán tendrán este jueves una reunión histórica sobre el programa nuclear

El presidente de Estados Unidos Barack Obama (2-i) habla en el evento de la Sociedad Civil Internacional ayer, en Nueva York. foto edh / efe

El presidente de Estados Unidos Barack Obama (2-i) habla en el evento de la Sociedad Civil Internacional ayer, en Nueva York. foto edh / efe

El presidente de Estados Unidos Barack Obama (2-i) habla en el evento de la Sociedad Civil Internacional ayer, en Nueva York. foto edh / efe

NUEVA YORK. El inicio de la Asamblea General de Naciones Unidas hoy se presenta como el marco de un esperado deshielo en las relaciones de dos de los mayores contrincantes mundiales, Irán y EE.UU., una posibilidad que eclipsa otros esperados momentos de esta cita, como la difícil negociación de una resolución sobre Siria o las denuncias de la presidenta de Brasil sobre el espionaje de los servicios secretos norteamericanos.

El presidente Barack Obama y el gobernante iraní, Hassan Rohaní, están en Nueva York y hablarán hoy ante la Asamblea, el primero en la sesión matutina y el segundo en la vespertina.

Oficialmente, no hay ninguna conversación prevista entre ambos, pero la Casa Blanca no ha descartado por completo un saludo y un breve intercambio de palabras si los dos se cruzan en los pasillos de la ONU. Si se produce, sería el primero encuentro entre líderes de ambos países desde la revolución islámica de 1979. De ocurrir, sería el mejor símbolo de la apertura de una nueva época.

La Casa Blanca ha confirmado la participación, esta semana en la ONU, del secretario de Estado, John Kerry, en una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif, a la que asistirán también sus pares de Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania el jueves próximo.

El encuentro entre Zarif y los demás cancilleres será el primero entre representantes de ambos bloques desde abril, cuando las discusiones sobre cómo aliviar temores de que Irán quiere usar su programa atómico para desarrollar armas se estancaron luego de una ronda de reuniones en Almaty, Kazajastán.

Otro tema será el de Siria, que está en boca de todos en Nueva York, en momentos en que la comunidad internacional observa con impotencia el agravamiento del conflicto que ha dejado más de 100,000 muertos y dos millones de desplazados en 30 meses.

Obama amenazó recientemente con una intervención militar en represalia por un ataque con armas químicas que atribuye al gobierno de Bashar al Assad, aunque frenó esa opción tras un compromiso con Rusia, aliado y protector del régimen sirio, para que Damasco destruya su arsenal de ese material.

Antes de la intervención de Obama se espera un fuerte discurso de la presidenta brasileña Dima Rousseff contra la política de espionaje mundial practicada por el gobierno estadounidense, que motivó la anulación de una visita de Estado de la mandataria brasileña a Washington prevista para el 23 de octubre.

Rousseff cuestionará la gobernanza de internet altamente dependiente de EE.UU., en busca de mayor protección contra acciones como las que hizo públicas el exconsultor de inteligencia estadounidense Edward Snowden y que en el caso de Brasil afectaron comunicaciones de la presidenta y de la petrolera estatal Petrobras.

Esta cuestión del espionaje ha afectado a numerosos gobiernos latinoamericanos, por lo que seguramente se convertirá en un punto de consenso a lo largo de los discursos de los líderes regionales en Nueva York.

Si la jornada de hoy contará con la presencia de Santos, Kirchner, Mujica, la costarricense Laura Chinchilla y el paraguayo Horacio Cartes, América Latina no tendrá en cambio en la tribuna al mexicano Enrique Peña Nieto, quien canceló su viaje debido al desastre climático que afecta a su país.

De su lado, Venezuela pidió a Ban Ki-moon "garantías" para que el gobernante Nicolás Maduro y su comitiva sean "respetados" por EE.UU. cuando asistan a la Asamblea General, luego de que este país negara temporalmente al mandatario el uso de su espacio aéreo el jueves.

El encuentro entre los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Uruguay, José Mujica, para discutir la oferta de este último para que Montevideo sea sede de una posible negociación de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN). —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación