Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Omar Treviño, el Z-42, se perfila como cabecilla

El gobierno de Estados Unidos ofrece una recompensa de cinco millones de dólares a quien proporcione información que conduzca a su arresto

Omar Treviño Morales, hermano menor del Z-40, es situado en el mismo grado de violencia criminal que su hermano Miguel Ángel. foto edh /internet

Omar Treviño Morales, hermano menor del Z-40, es situado en el mismo grado de violencia criminal que su hermano Miguel Ángel. foto edh /internet

Omar Treviño Morales, hermano menor del Z-40, es situado en el mismo grado de violencia criminal que su hermano Miguel Ángel. foto edh /internet

MÉXICO. Con la detención del Z-40, han caído las principales figuras del cártel de los Zetas, salvo su hermano Óscar Omar Treviño Morales, alias Z-42, quien se convertiría en el heredero natural de la organización y esto lo convierte en uno de los delincuentes más buscados por México.

De acuerdo con fuentes de la Procuraduría General de la República (PGR) consultadas por el diario El Universal, Omar Treviño era la mano derecha del Z-40 desde el 2010.

A sus 39 años, la cabeza de Omar vale $30 millones de pesos (unos $2.4 millones de dólares), de acuerdo con la recompensa ofrecida por el gobierno mexicano para quien conduzca a su arresto. Mientras que la administración federal de EE.UU. ofrecía en 2008 $5 millones por su captura.

Conocido como Z-42, Omar ha sido culpado por secuestro y homicidios en Nuevo Laredo ocurridos entre 2005 y 2006, de acuerdo a información de la DEA.

De Omar no hay suficientes datos disponibles para dimensionar la fortaleza de su eventual liderazgo, aunque se sabe que especialistas del gobierno en temas de seguridad lo sitúan en el mismo grado de violencia criminal que su hermano el Z-40.

Ahora, como ha ocurrido en casos similares, el cártel de Los Zetas está frente a un escenario de recomposición de su estructura, que previsiblemente no estará exento de convulsión y una posible revuelta interna por la disputa del liderazgo.

Existen otros tres zetas buscados por el gobierno de México y quienes tendrán que apoyar al nuevo jefe. Se trata de Sergio Ricardo Basurto Peña, "El Grande"; Maxiley Barahona Nadales, "El Contador", y Román Ricardo Palomo Rincones, "El Coyote".

"El Coyote" está catalogado como el más peligroso de los tres, puesto que la PGR lo identifica como uno de los responsables de dos matanzas en el municipio de San Fernando Tamaulipas, ocurridas en agosto del 2010 y marzo del 2011.

Por Palomo Rincones, la PGR ofrece una recompensa de 10 millones de pesos y se le acusa de delincuencia organizada, secuestro y violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

De la lista original de 30 zetas más buscados, que fue dada a conocer en 2004, sólo existe un prófugo: Rafael Martínez, del cual hay muy pocos datos y no se tiene identificado para cuál organización trabaja.

Repunte en la violencia

Adicionalmente sus antiguos aliados y ahora rivales del Cártel del Golfo, además de otras poderosas organizaciones delictivas como el Cártel de Sinaloa, comandado por Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera, están en posición de pelear territorios controlados hasta ahora por Los Zetas.

Estos ingredientes auguran un escenario de recrudecimiento de la violencia, fundamentalmente en la zona oriental del país, donde Los Zetas tienen amplios territorios copados por sus actividades ilícitas.

Edgardo Buscaglia, experto en crimen organizado, dijo que la experiencia internacional muestra que con la captura de cabecillas de ese tipo de grupos "se corre el peligro de mayor atomización y más violencia extrema de conflicto armado" si no se atacan también los negocios con los que se financian.

El portavoz del Gobierno en materia de seguridad, Eduardo Sánchez, declaró que están "al pendiente" de cualquier repunte de violencia por la detención del narco. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación