Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ocho heridos tras incendio en la cárcel de Bolivia que visitó el papa Francisco

El siniestro habría sido provocado por un cortocircuito en una de las cinco carpinterías del lugar

Incendio en cárcel de Palmasola

Al menos ocho reos de la cárcel de Palmasola resultaron lesionados en un incendio generado por un cortocircuito. | Foto por @DAVIDROMEROVARA

Un incendio se produjo la madrugada de domingo en la cárcel de Palmasola –la más grande de Bolivia y que fue visitada a inicios de julio por el papa Francisco– cuyo origen habría sido un cortocircuito en una de las cinco carpinterías del lugar. Al menos ocho reclusos resultaron heridos.

Según señala el diario La Razón de Bolivia los internos despertaron con el bullicio que causó el incidente e intentaron controlar el fuego. Los bomberos lograron sofocarlo al amanecer.

El viceministro de Gobierno, Jorge Pérez, corroboró la información, y las llamas fueron controladas. "Fue una desgracia con suerte", dijo.

A diferencia de lo que sucedió hace dos años, cuando un grupo de internos agredió con objetos punzocortantes y armas de fuego a otra banda rival antes de quemar el pabellón donde dormían, causando la muerte de 35 personas y más de un centenar de heridos, “en esta ocasión todo parece indicar que el incendio se debió a una falla en el sistema eléctrico o por un cigarrillo o una vela que dejaron encendidos”, indica La Razón.

“En cualquier caso, este incendio nos recuerda que la mayoría de las instalaciones penitenciarias, por no decir todas, carecen de las mínimas normas de seguridad para evitar que tragedias de esta naturaleza ocurran y se expandan con facilidad”, añade.

El lugar incendiado, indica el diario, era “el único espacio que tenía ese inmenso recinto penitenciario (el más grande del país, con más de 5,200 internos) para realizar terapias ocupacionales. Algo fundamental para promover la rehabilitación de los reclusos y conservar la tranquilidad en los penales”.

La visita del papa Francisco

Me presento ante ustedes como “un hombre perdonado”, que “fue y es salvado de sus muchos pecados”, expresó el papa Francisco a los presos del Centro de Rehabilitación Santa Cruz-Palmasola, la cárcel más peligrosa de Bolivia, a quienes visitó el 10 de julio pasado.

El Santo Padre llegó a este lugar para transmitir a los presos la cercanía de la Iglesia y alentarlos a mirar siempre a Jesús, seguros de que “el dolor no es capaz de apagar la esperanza".

La visita al centro penitenciario en Palmasola fue la última actividad del pontífice en Bolivia. Francisco llegó a esta cárcel aproximadamente a las 9:30 a.m. (hora local), y recorrió en un pequeño vehículo blanco el trayecto hacia la explanada donde dio su discurso. En el camino fue recibiendo el cariño de las personas encarceladas y trabajadores.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación