Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama y Rousseff buscan dejar atrás escándalo de espionaje

Ambos presidentes tendrán una reunión de trabajo hoy

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama (i), habla con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff (c), durante una visita al Monumento a Martin Luther King Jr., en Washington. foto edh / efe

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama (i), habla con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff (c), durante una visita al Monumento a Martin Luther King Jr.,...

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama (i), habla con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff (c), durante una visita al Monumento a Martin Luther King Jr., en Washington. foto edh / efe

WASHINGTON. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, acompañó ayer a su homóloga de Brasil, Dilma Rousseff, en una visita al monumento dedicado al líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr.

Rousseff, quien por la mañana mantuvo reuniones con empresarios en Nueva York, inició anoche una visita oficial a Washington con una exclusiva cena para 20 personas en la Casa Blanca, en compañía de Obama y un selecto grupo de invitados.

Para hoy está programada una reunión de trabajo en la que se espera una agenda centrada en el comercio, el cambio climático, la defensa, la educación y la actualidad regional y global.

La visita estaba inicialmente programada para octubre del 2013, pero Rousseff la canceló tras enterarse, por las revelaciones del exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), Edward Snowden, de que ella misma había sido víctima del espionaje estadounidense.

La crisis de confianza, que tensó entonces la relación bilateral, se ha corregido progresivamente, en especial a raíz de la reunión que mantuvieron Obama y Rousseff durante la Cumbre de las Américas en abril pasado, en Panamá, donde mantuvieron una conversación "franca" al respecto, según la Casa Blanca.

Se espera que los dos mandatarios anuncien acuerdos concretos en especial en el área de comercio, un tema que, según los expertos, interesa especialmente a Rousseff para reactivar la economía de Brasil y superar el escándalo de corrupción en la estatal Petrobras.

Luego, la presidenta brasileña intervendrá en Washington en la III Cumbre Empresarial Brasil-Estados Unidos antes de seguir viaje rumbo a San Francisco, última escala de su gira estadounidense.

La mandataria, en el marco de un encuentro que mantuvo con inversores y financistas, aseguró que las turbulencias económicas por las que atraviesa su país no son motivo para que deje de ser atractivo para la inversión de gigantes multinacionales, consideró a Estados Unidos "uno de los socios fundamentales" y destacó entre las coincidencias entre ambas naciones que tienen "sociedades democráticas con instituciones sólidas, con estabilidad política y que saben lidiar con situaciones difíciles". —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación