Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama retrasa medidas hasta 2015Reforma migratoria

Anuncia que decisiones ejecutivas en el tema de inmigración esperarán tras elecciones de noviembre

Manifestantes durante una protesta contra las deportaciones y en pro de la reforma migratoria frente a la Casa Blanca el pasado 28 de agosto. foto edh /archivo

Manifestantes durante una protesta contra las deportaciones y en pro de la reforma migratoria frente a la Casa Blanca el pasado 28 de agosto. foto edh /archivo

Manifestantes durante una protesta contra las deportaciones y en pro de la reforma migratoria frente a la Casa Blanca el pasado 28 de agosto. foto edh /archivo

WASHINGTON. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, decidió postergar medidas ejecutivas sobre su reforma al sistema de inmigración hasta después de las elecciones legislativas de noviembre, ante la preocupación de que puedan perjudicar a los demócratas y costarles el control del Senado.

La decisión anunciada ayer representa un giro de 180 grados para el presidente, que prometió en un discurso de alto perfil en junio que anunciaría medidas unilaterales hacia el final del verano boreal si el Congreso no aprobaba la ley de reforma inmigratoria.

Un funcionario de la Casa Blanca mencionó las disputas entre partidos como la principal razón del aplazamiento.

"La realidad que el presidente ha tenido que sopesar es que estamos en la mitad de la temporada de debate político", dijo el funcionario, que pidió reserva de su nombre, en referencia al álgido periodo de debates en la contienda para los próximos comicios de noviembre.

"Y debido a lo mucho que han politizado este tema los republicanos, el presidente cree que sería dañino para la política misma y para las perspectivas de largo plazo para una reforma migratoria integral anunciar acciones administrativas antes de las elecciones", agregó el funcionario.

El presidente estadounidense podría tomar medidas sobre la reforma antes de finales de año, sostuvo.

Obama indicó en la cumbre de la OTAN en Gales que recibió algunas recomendaciones de la secretaria de Seguridad Nacional, Jen Johnson, y del fiscal general, Eric Holder, respecto a sus opciones en el tema de inmigración.

Como era de esperarse, el anuncio generó críticas de inmediato de partidarios de la reforma que consideraron el aplazamiento como una traición a los 11 millones de indocumentados en Estados Unidos, y acusaron al mandatario de priorizar la campaña política. "Hoy el presidente y los demócratas del Senado han dejado muy en claro que los inmigrantes indocumentados y los latinos son considerados simplemente como peones políticos", expresó un grupo pro reforma inmigratoria (leer nota aparte).

El líder republicano del Senado Mitch McConnell, quien se encuentra en medio de una apretada contienda por las elecciones, indicó que la decisión del mandatario era cínica.

"Él simplemente está diciendo que sorteará la ley una vez que sea demasiado tarde para que los estadounidenses responsabilicen a su partido por ello", declaró McConnell. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación